REGALA LIBROS. Son peligrosos, y todavía está bien visto.

Año tras año se repite la misma historia, el mismo show privado, año tras año nos ponemos la misma máscara para agradecer objetos que no necesitamos haciendo uso de la misma efusividad con la que un mono le quita los piojos a otro.

-       Gracias, es justo lo que necesitaba. Me queda bárbaro.

Por eso, este año, quiero explicar por qué un libro es el regalo perfecto para navidad, reyes, cumpleaños, santo o cualquier otro momento que requiera un paquetito con un moño.

1. Regalar libros es muy práctico ya que es imposible no tener espacio para un nuevo libro en las estanterías. Un libro bonito es un objeto decorativo que queda bien en el salón de las mejores familias y hace que sus propietarios parezcan cultos, sabios y respetables... O que por lo menos parezca que leen...

2. En consecuencia y por ósmosis inversa, regalar libros te hace parecer culto, sabio y respetable a ti también (en realidad no estoy seguro que eso sea tan bueno; una persona culta, sabia y respetable suena como algo tremendamente aburrido...)

3. Tengo amigos que me dicen: tu libro lo leo en el baño. Nunca supe si esto era un cumplido, lo único que espero es que nunca les falte papel higiénico. (Por orgullo propio me niego a entrar en más detalles acerca de la utilidad de los libros en este punto)

4. Un libro es útil para tirárselo por la cabeza a tu hombre o a tu mujer. No los matará, pero es una excelente advertencia de lo que puede venir detrás.

5. Los libros son peligrosos, sólo por eso vale la pena regalarlos. Un libro se te mete en la cabeza y puede inducirte algunas ideas raras como abandonar el trabajo, y dejar a tu madre, a tu padre y a tu tele de plasma.

6. Si ese libro que regalas es un libro de viajes, también sirve para manipular. Sí, puedes inducir a una persona a emprender un viaje contigo a ese país. A Turquía, Siria, Jordania o Egipto, por ejemplo. El siguiente paso es convertirse en una especie de Bonnie & Clyde del sistema. Fugitivos permanentes. Me gusta eso.

7. Y si le tienes ganas a esa persona que decide acompañarte inocentemente durante el viaje, bueno, qué te voy a contar. Ocasiones no faltarán...

8. Después están los usos clásicos, cosas que cualquier Flanders sería capaz de hacer con un libro que no fuera la Biblia, como emparejar las patas chuecas de una mesa, mantener caliente una taza de té o un plato de sopa y hasta para usar como regla cuando hay que trazar una línea con un bolígrafo.

9. Un libro te ayuda a vivir otras vidas. Hace que ese viaje rutinario que lleva al trabajo en un transporte público termine en una aldea del centro de África, por ejemplo.

10. En síntesis, un libro es el único regalo que es peligroso y está bien visto. Puede cambiar las percepciones de una persona tanto como las drogas. Puedes no soltarlo hasta dejarlo tan vacío como una botella de buen vino. Puede ser tan adictivo como el sexo. Puede cambiar tanto tu vida como un falso mesías con su propio programa de televisión. Y puede ser un nuevo paso en este laberinto alucinante llamado vida.

Por eso, regala libros. Todavía está bien visto.

 

(Encuentra más historias, fotos y videos de la vuelta al mundo que comenzó en Barcelona en junio del año 2000 en www.viajeros4x4x4.com. Y los libros de La vuelta al mundo en 10 años, en la librería Altaïr)

Imagen de viajeros4x4x4

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.