Clasificado en:

Revista Altaïr 54: Canadá Atlántico

 

¿Quién no ha fantaseado con dar el esquinazo a acreedores, familia política y jefazos, y empezar una nueva vida en una cabaña de troncos, rodeado de naturaleza y sin más compañía que la de mapaches, alces y algunos indios pacíficos y hospitalarios? Aunque cueste de creer, es posible. No en vano, el Gobierno de Quebec sigue ofreciendo tierras a quien se atreva a colonizar el centro y norte de su provincia. Eso sí, para dar ese plantón, tal vez sean útiles algunas nociones de supervivencia a cuarenta grados bajo cero, temperatura que soportan dichos confines buena parte del invierno. Todo es ponerse. Quien anhele profundizar en el tema, encontrará un aluvión de pistas en el monográfico número 54 de la revista Altaïr, dedicado al Canadá atlántico.

Pero si se prefiere empezar de manera menos radical, con un viaje exploratorio y de placer antes de ponerse el gorro de castor y armarse con un winchester, también será útil la lectura de Altaïr nº 54. No en vano, la revista desvela la vida actual de las primeras naciones, los encantos de ciudades como Montreal o Quebec, la cultura inuit (esquimal), cómo se elabora el jarabe de arce, los paisajes del inmenso río San Lorenzo o qué hacer en caso de vérselas con un oso negro con malas pulgas. 

 

Imagen de revistaAltair

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.