Una vuelta por Islandia (IV): Cómo probar el tiburón podrido... y no vomitar en el intento

Reconozcámoslo. La gastronomía islandesa no es para tirar cohetes. No digo que no haya platos dignos de degustar y disfrutar, pero la variedad es limitada y pasados unos días es difícil no tener que decir eso de que ‘si es martes, hoy toca cordero’. Es cierto que está el skyr, un yogur ligero y saludable, pero después de probar similares productos lácteos en otras latitudes tampoco deja una huella imborrable en el paladar.

Imagen de oLopez-Fonseca

En la 'corte' de Merkel (4): En busca de la madre que parió a la prima de riesgo

Hace unos días, mi buen amigo Gonzalo me enviaba un mensaje para advertirme de que no buscase en Berlín el origen de nuestra desbocada prima de riesgo, sino que lo hiciera en la también ciudad alemana de Frankfurt, auténtico corazón financiero del todopoderoso país centroeuropeo.

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

En la 'corte' de Merkel (3): Cambias más rápido que un semáforo berlinés y otros 'fistros' germánicos

Los berlineses tienen fama de rebautizar toda nueva construcción que surge en su skyline con un nuevo nombre cargado de ironía y sentido del humor. Así, en la capital alemana hay una 'ostra embarazada' que es en realidad un centro cultural, y una 'muela rota' que remite a los restos de una iglesia destrozada durante la Segunda Guerra Mundial. De lo que no hay constancia, sin embargo, es de que los berlineses disfruten de las metáforas y los símiles de un Chiquito de la Calzada local...

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

En la 'corte' de Merkel (2): El 'calimocho' berlinés y otras diez maneras de estropear una buena cerveza alemana

Lo reconozco. Soy lo que mi padre llamaba un 'catacaldos', alguien que ante un sabor conocido y otro por descubrir se decanta por este segundo sin dudarlo un minuto.Vamos, que nunca digo que no a una nueva experiencia gastronómica... por muy extravagante que pueda sedr. Por ello, cuando llegué a Berlín, una de las primera cosas que me llamó fuertemente la atención fueron las cervezas de 'colores' que servían y cuyos principales consumidores solían ser mujeres. Las había verdes, rojas, rosadas...

Imagen de oLopez-Fonseca
Distribuir contenido Suscribirse a Cuaderno de oLopez-Fonseca