Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (y VII): ¿Trineo de perros o moto de nieve? That is the question

El viaje toca a su fin y como no hay periplo que no plantee dudas en el viajero, en este recorrido por la Laponia noruega me hice esta pregunta a lo Hamlet -visto que estaba relativamente cerca de la Dinamarca del príncipe shakesperiano-: "¿Trineos de perros o motos de nieve? That is the question".

La localidad noruega de Kirkenes, junto a la frontera con Rusia, fue el lugar donde se me planteó la 'question'. Y puesto a resolverla para no regresar a Madrid con la duda, decidí probar estos dos sistema de locomoción sobre nieve con una diferencia de pocas horas. El primero fue la moto de nieve. La pista, un lago helado muy cercano a la ciudad. Tras unos primeros compases para habituarme al funcionamiento de la máquina y evitar los tirones que este tipo de motos que aceleran 'a gatillo' dan a los novatos como yo, me lancé a discurrir a toda velocidad -es un decir- por la despejada planicie de hielo y nieve.

Resultado. Sensación de velocidad y el frío golpeándote la cara a pesar de que las empresas que alquilan las motos tienen la precaución de poner un limitador a 80 kilómetros por hora para que inconscientes como yo no terminemos con las crisma rota. Si tuviera que puntual la experiencia de 0 a 10, del 8 no bajaba seguro. En campo abierto, uno se siente realmente el Pedrosa del Ártico.

Segunda parte del debate, los trineos de perro. Lugar, otro lago helado límitrofe con Rusia y rodeado de bosques. Me pongo a los mandos de un trineo tirado por una decena de perros. El guía me indica cómo tengo que hacer mi trabajo de 'musher', de conductor, para ayudar en los giros a los animales y para frenar la marcha. Sencillo. Muy sencillo. También me reconoce que los animales han hecho tantas veces el recorrido que aunque yo les diga izquierda, ellos van a ir por la derecha si ese es el camino habitual que siguen. Vamos, que mi papel se queda reducido a poco más que un 'freno' humano. Da lo mismo.

Le pregunto si los animales se enganchan al trineo de una manera determinada. Como me suponía, cada animal tiene su puesto asignado dependiendo de sus características. En medio, los más jóvenes e inexpertos, procurando además que en las parejas no haya 'malos rollos'. Delante, los guías, los más experiementados, y por las carantoñas que les hace su dueño, los más apreciados. Junto al tríneo, la pareja más fuerte.

Todo esto me lo explica, mientras los perros aullan y pugnan por ser ellos los elegidos para formar parte del tiro. Me pregunto qué hará que estos animales, ya sean siberian husky, samoyedos, alaskanos o cualquier otra especie, se vuelvan locos por tirar de un trineo cargado muchas veces con más de 100 kilos de pesos. Supongo que lo llevan en los genes, en los mismos que le permiten soportar las bajas temperaturas como si nada mientras tu te estás pelando de frío bajo cuatro capas de ropa.

Y empieza el viaje. El silencio que rodea todo sólo es roto por el jadeo de los perros, por el ruido que hace el trineo al abrir camino en la virginal nieve en polvo por la que discurre. La suave velocidad le permite a uno disfrutar del paisaje, observar detalles, pensar que gracias a estos animales el hombre alcanzó los polos... Pensamientos que sólo se interrumpen cuando hay que esquivar ramas de árboles, nada peligrosas para los 'achaparrados' perros, pero colocadas estratégicamente para 'cruzar' la cara del que conduce el trineo, aunque, como yo, no sea muy alto.  

Cuando finalmente vuelvo al punto de origen, me queda la sensación de haber vivido, aunque haya sido sólo durante unos minutos, como los antiguos exploradores. Los perros jadean por el esfuerzo y te miran con cara de satisfacción. Estoy seguro de que han nacido para esto y para esto les han entrenado. Quizá algún defensor de los animales me critique, pero reconozco que la experiencia es maravillosa. ¿De 0 a 10? Un 9... y porque creo que la perfección no existe.

Imagen de oLopez-Fonseca

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.