Clasificado en:

Crónica viaje a Tanzania XII - Pilar Blasco

Salimos a primera hora hacia la Garganta de Olduvai, yacimiento arqueológico mundialmente famoso por los hallazgos de la familia Leakey.
En este emblemático emplazamiento nuestro guía nos imparte una clase magistral sobre los primeros homínidos; es realmente interesante observar la zona de los importantes descubrimientos y la manera en que realizan las excavaciones. Es una suerte poder acceder a este lugar de la mano de un gran arqueólogo que nos instruye en la verdadera historia de la humanidad.
Desde el pequeño Museo podemos ver una panorámica del enclave arqueológico y después de una exhaustiva explicación sobre los restos encontrados en el yacimiento, nos dirigimos hacia el cráter del Ngorongoro, otro mítico lugar que siempre había deseado visitar.
Accedemos al cráter por una curiosa pista (sólo de una dirección) cada vez más frondosa y verde; esto choca mucho con el paisaje árido y seco que hemos encontrado en Olduvai. Todo ello es consecuencia de la Falla del Rift y como su formación dio lugar a la diferente orografía de la zona.
Llegamos a la parte más alta y desde ahí se puede observar todo el cráter, con sus 22 km. de diámetro. Es una visión impactante… en el centro hay un lago salado, el Magadi, que le aporta una belleza espectacular.
Descendemos al interior del cráter y vemos el “Paraíso” de la fauna salvaje; es impresionante ver a los animales tan tranquilos, disfrutando de comida y agua. Naturalmente aquí también impera la Ley de la sabana y hay depredadores dispuestos a agenciarse el alimento necesario para subsistir.
Tenemos el privilegio de observar el nacimiento de un ñu y como en apenas unos minutos, la cría consigue ponerse en pie y seguir a su madre con paso tambaleante e incierto. En contrapartida a este tierno acontecimiento, también vemos como una gran hiena hembra consigue atrapar una cría de ñu… unos mueren para que otros sobrevivan.

Se desata una tormenta a lo lejos y el cielo se torna de un luminoso color gris que en contraste con la hierba verde que cubre el cráter, forma una variada gama de colores.

Es la hora de partir hacia Karatu y como siempre que debo abandonar uno de esos lugares con los que he soñado tantas veces, me invade un sentimiento de profunda tristeza y entonces me pregunto: ¿Qué dice la lluvia cuando cae sobre las hojas de los árboles, cuando sus gotas golpean la tierra?...
El hombre no es capaz de leer, con todo su entendimiento,  que es lo que dice la lluvia y sin embargo el viento sabe los secretos que habitan en la fuerza sutil de la naturaleza.

El corazón del hombre podría sentir y comprender el significado oculto del viento cuando permitiera que sus mensajes vibraran más allá del miedo. Los sueños de realización son brisas internas que alimentan nuestras decisiones y ahuyentan a las aves carroñeras del miedo.

Necesito el vacío de la pena sin llanto, el quejido pleno sin dolor alguno…

20-02-2009 Olduvai- Ngorongoro

Imagen de miviaje

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.