Clasificado en:

Crónica viaje a Tanzania XIII - Pilar Blasco

 A los pies del Ngorongoro nos instalamos en la Farm House en Karatu; es un lodge espectacular rodeado de cafetales y tierras sumamente fértiles. Un remanso de paz que invita a la reflexión y el silencio.

 Nos levantamos a las 4 de la madrugada para salir en busca de los hadza, una etnia de cazadores recolectores que habitan cerca del lago Eyasi. Forman pequeños grupos que cambian de lugar según las necesidades y por eso es difícil localizarlos. Sin embargo y con la ayuda de un guía local, conseguimos llegar a su emplazamiento poco antes de que salga el sol y se marchen a cazar.

Nos permiten acompañarlos y así nos disponemos a seguirlos, siempre con mucha prudencia para no interferir en las posibilidades de cobrar alguna pieza. 

Me resulta asombroso como se mueven entre las innumerables acacias espinosas que hay en la zona; especialmente una acacia que llaman “espera un momento”, pues ésta tiene las espinas contrapuestas y cuando intentas liberarte hacia un lado, se clava la espina contraria, así que te tienen que rescatar si quieres deshacerte de la curiosa acacia arbustiva; todo un fenómeno de la naturaleza!!.

Cuando los observas brincando por ese terreno tan difícil con un arco de madera y cuerda de tripa, con flechas de madera afiladas en el extremo, me parece imposible que consigan cazar algo, pero después de varios intentos disparando a unos pájaros (que nosotros naturalmente no veíamos), logran atravesar a un pequeño baby bush. Da un poco de pena ver al pequeño monito insertado en la flecha, pero cuando piensas que es su comida…

Los hadza son hábiles recolectores de miel que consumen con avidez. También tienen una especial intuición para encontrar tubérculos (a más de 30cm) que desentierran, pelan y comen sin cocer; la verdad es que parecían bastante duros!!

Toda una experiencia poder acompañar a este grupo de Hadzabes y conocer sobre el terreno su vida y sus costumbres.

 Observar la vida, abstraerse, implicarse o retirarse… permanecer enteramente libre de responder a lo que exige cada situación; siento ahora la necesidad de adentrarme en los arcanos de una mirada nacida en otras realidades… quizás mi realidad era la de un sueño y el universo un pensamiento… Todo se desvanece en una bruma ondulante dentro de mi espíritu, la imagen se imprime en mi corazón turbado.

 Debo aprender a decir adiós a todo lo que entorpece mis sueños, aprender a traspasar los muros que fragmentan la unidad, aunque estos sean de cristal y pueda ver a través de ellos…

 El cielo mantiene su vacuidad infinita para que la tierra, con sueños, construya en él su paraíso.

  21-02-2009 Eyasi- Hadza

 

Imagen de miviaje

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.