Museo de Arte Contemporáneo de San Diego

San Diego fue fundada en el sur de California por la cruz y la espada. Gaspar de Portolá comandó una expedición militar en 1768 desde Nueva España, en el actual México, hacia el norte por la costa. Fue la conquista de las Media y Alta California. Con los soldados viajaban dieciséis frailes. Eran franciscanos pues los jesuitas habían sido expulsados de todos los territorios del reino en 1767 por razones aún poco claros. Entre estos religiosos estaba Fray Junipero Serra, único español con estatua en el Capitolio de Washington. La primera misión que fundaron de las veintiuna que hay en California fue la de San Diego, en 1769.


 La Joya es un barrio residencial de San Diego. Para llegar hay que coger la autopista 5 durante unas millas en dirección norte, meterse en el tráfico infernal y coger una salida que indica La Joya Drive. La llegada es maravillosa, después de una curva, se desciende con el azul intenso del Océano Pacífico al fondo. A pie de playa hay una universidad, donde borbotean alumnos y profesores. También hay dinero a espuertas. Se nota, se huele, se siente. Trattorias, cafés, supermercados, restaurantes, coches importados, galerías de arte. Y casas, muchas preciosas casas frente al mar con gente de aspecto saludable. Hay muchos corredores por la línea de costa y no se ve ni uno solo de los obesos mórbidos que tan habituales son en el Medio Oeste. 


En los supermercados, la inmensidad de la oferta desconcierta y aturde. Todo es bueno, de lo mejor, y caro, carísimo. La carne, la fruta, los vinos, todas las viandas son un obsceno derroche de calidad y lujo. Mil clases de pan, cuatrocientos tipos de refrescos, filetes del tamaño de sábanas, barritas energéticas y proteínicas para alimentar la selección nacional de atletismo. Hay tanto y tan bueno que uno casi se siente un pedigüeño, un zarrapastroso mendicante por no tener un Bentley, siete relojes de oro y ocho pares de zapatos de cocodrilo. Las mujeres son recauchutadas y neumáticas. Rubias, aterciopeladas, bulbosas.


La Joya es más interesante que otros reductos californianos para ricos como Palm Springs o Indian Wells porque aquí está una de las sedes del Museo de Arte Contemporáneo de San Diego. La colección ofrece algunas piezas interesantes, como una enorme fotografía de la Última Cena realizada por el israelí Adi Nes en 1999. Trece soldados judíos con uniforme de campaña. Se supone que son los apóstoles con Jesucristo. Los apóstoles ríen, están animados después de comer y beber; en el centro aparece Jesús. Está solo, con gesto preocupado, serio, fumando. La imagen parece real, auténtica. Un grupo de soldados de verdad sentado a la mesa, fotografiados en el frente por un reportero de guerra. Pero es demasiado perfecta para ser casual. Está magistralmente construida. Algo que plantea al observador la cuestión de por qué sería más atractiva si no fuera un artificio artístico. Entonces ni siquiera sería una obra de arte y mérito del autor se debería a la suerte de estar ahí y a la pericia de saber ver lo que no es sino un fogonazo.


Hay también una obra del rico y famoso Damien Hirst. “Mesa hospitalaria con dos fotos de heridas mortales y sendas descripciones de autopsia mecanografiada”. Un genuino bodrio. Otra pieza que llama la atención es de una canadiense llamada Jana Sterbak. Hombre genérico es una cabeza afeitada fotografiada por detrás. En la nuca hay impreso un código de barras. Es una imagen que ya he visto varias veces. Quizá lo interesante es que ésta es de 1987. Quizá fuera la primera. O tal vez no. Las ideas están ahí, flotando, cuando les llega el momento de ser pensadas. Identificar identidad humana fungible con el mercantil código de barras es una genialidad que no puede habérsele ocurrido a una sola cabeza. Lo próximo será unir identidad con chip u holograma. Será una sustitución natural que procede de la misma idea. Pero en ese sentido, hay que reconocer que los verdaderos creadores de la idea fueran los nazis cuando tatuaron números grises en brazos judíos.


El museo tiene piezas atrevidas y de dudoso gusto. Racismo, genitales, homosexualidad, androginia. No todo es genial, ni siquiera bueno, algunas piezas son realmente malas. Pero reconforta encontrar una mancha de sudor y sangre seca en este inmenso jardín de flores de plástico liofilizadas llamado Estados Unidos donde la simpatía plástica y la amabilidad tipo Starbucks son las normas sociales más respetadas. El protocolo de actuación estadounidense obliga a la sonrisa y prohíbe el contacto físico. El pánico a una demanda por daños y perjuicios hace que ni los accidentados del tráfico sean atendidos hasta que llegue una ambulancia profesional. Ningún olor desprende el plástico con que todo está envuelto. Pero el Museo de Arte Contemporáneo, sin ser bueno ni original, sí huele. Incluso se puede decir que hiede. Es un alivio. De repente, el viajero europeo, ya anestesiado por tanta sonrisa falsa, tanta amabilidad de estuco y tanta leche sin leche, se siente entrar en un oasis de vulgaridad, de rabia verdadera, de asco compartido. Por unos breves momentos se percibe el mundo real en estas salas climatizadas. Aquí se escucha un latido. Por fin se siente en California que hay alguien más al otro lado.

 

Imagen de mSilvestre

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.