Clasificado en:

HYPATIA, AMENABAR y el carnet de santo de Cirilo

 En las redacciones de los medios de comunicación suele haber una pizarra donde se escriben frases que alguien lanza en un momento de lucidez, o no, y que provocan reacciones varias entre los asistentes.

 

 

Son “frases titulares” de esas que tanto nos gustan a los que nos dedicamos a esto de la comunicación.

Este verano, en COM radio, un compañero escribió una de esas frases titulares pronunciada irónicamente por mí. Decía: Amenábar se me ha adelantado.

Era una broma, pero algo de envidia sana— salvando la kilométrica distancia— tuve al ver que era él y no yo quien tomaba a Hypatia como protagonista de una creación artística.

Cuando supe que la científica iba a ser el eje del próximo film de Amenábar me alegré mucho.

Conocí, por el libro de Pedro Gálvez, Hypatia la mujer que amó la ciencia— editado por Lumen— la existencia de esta astrónoma, de la cual poco o nada encontré en la gran mayoría de las enciclopedias a no ser por la brutalidad de su asesinato.Del libro que se publicó hace algo más de 5 años me atrapó y enamoró el modo de ver la vida de Hypatia, su pasión por las estrellas, por la justicia, por la enseñanza, por la ética, por la libertad y su hambre de conocimiento.

El tratamiento del personaje de Hypatia en la película me parece colosal, una persona amante del conocimiento. He leído por ahí críticas que definen al personaje como poco sensual, claro como sinónimo de voluptuosidad poco, la verdad. Felicidades Amenábar por transmitir sensualidad sin connotación sexual. Ya querríamos muchos a esta Hypatia como amiga, esposa, amante, hija, o que simplemente nos dejara estar a su lado oyéndola hablar; sería todo un deleite.

Yo no soy experta en cine, bueno si alguien lo es en algo que levante la mano, pero creo que técnicamente la película es impecable. Recrear la ciudad de Alejandría, en la cual ya no queda nada de lo que había en el S. IV, El vestuario, los decorados, la luz, la fotografía, la música, la visión de las estrellas tal y como se debió ver por aquel entonces, la magnífica biblioteca, los fundamentalismos…de dónde venimos y de dónde hemos bebido…considero que tiene mucho mérito y además, recordemos, dirigido por uno de nuestros compatriotas.

Gracias por la escena final. Sabido es que Hypatia murió de la peor manera posible— de eso se encargaron los enemigos de la sabiduría, la inteligencia y el respeto. Esos perros de presa a las órdenes del fanatismo de San Cirilo— pero Amenábar le pide perdón a Hypatia y a lo que ella representa, regalándole…

Obviamente es una película dura porque que alguien te plante delante de tus narices la verdad aplastante de que seguimos igual que hace siglos no es nada grato y conmueve, qué menos.

La película más cara de la historia de nuestro cine y con Hypatia como referente. Un riesgo que espero sepamos agradecerte porque, por suerte y de momento, tu compromiso va más allá de hacer películas técnicamente buenas.

Termino con palabras del propio Pedro Gálvez:

La civilización antigua no murió de muerte natural, fue asesinada. Y sus asesinos tienen nombre. Uno de ellos fue San Cirilo que con su movimiento oscurantista sumió a Europa en uno de los periodos más funestos de su historia.

Y yo me pregunto ¿Le retirará el vaticano su carnet de Santo alguna noche oscura?

 

Imagen de mSalvador

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.