Clasificado en:

24 de Marzo- Rara mezcla de dolor y satisfacción

Una vez más, el 24 de Marzo llevó a la gente a Plaza de Mayo. Una vez más, el Día de la Memoria, por la Verdad y la Justicia convocó a miles...

En esta oportunidad, se cumplieron 34 años del último golpe militar en Argentina que instaló el más duro régimen dictatorial sufrido en este país.

Los pongo en tema:

 Su herramienta principal fue el terrorismo de Estado: miles de desaparecidos, torturas, muertes y hasta  ¡robo de bebés!...Y todo esto con su secuela más perversa: el miedo.
En 1983 con la llegada de la Democracia, se instaló en la sociedad la firme consigna de "¡NUNCA MÁS!".
Se realizaron los juicios (y se condenaron) a los cabecillas responsables, y las Madres de Plaza de Mayo continuaron con la búsqueda incansable de sus hijos desaparecidos y el reclamo de Justicia, compartido también por organizaciones de familiares y amigos y diversos organismos de Derechos Humanos.
Entre tanto, las Abuelas de la Plaza -que también siguen buscando a sus nietos- ya lograron recuperar al número 101, devolviéndole su identidad a través de la justicia.
Hace un tiempo se reabrieron las causas judiciales contra los represores que habían sido cerradas y se anularon los indultos decretados en los '90.
Y la sociedad en su conjunto, sin distinciones de banderías políticas -salvo pequeñísimas excepciones- aúna voluntades en pos de este camino, que ya no tiene vuelta atrás...

 
Postal de Plaza de Mayo el último 24 de Marzo

 Miles de almas que se acercan a la Plaza (solos, en pareja, en grupos, encolumnados, en familia, viejos, jóvenes -¡muchos jóvenes!, niños) circulan por allí, despliegan sus carteles, se detienen, se sientan, conversan, toman mate, se abrazan, se entusiasman, sonríen, cantan...Organizaciones sociales, políticas, estudiantiles, religiosas, dicen ¡PRESENTE!

 Como en anteriores ocasiones, en la atmósfera se respira un clima muy especial: hay una sutil trama que liga a todos en una especie de red firme y resistente (solidaridad, simpatía, respeto, complicidad, comprensión)...

 Pero además se vivencia un extraño fenómeno: la coexistencia del dolor y la satisfacción.

 DOLOR. No se puede evitar hacer contacto profundo con esa terrible experiencia vivida en nuestra patria. Quien más, quien menos, sabemos lo que ha pasado o tenemos algún allegado que lo ha padecido en forma directa...

Congoja. Lágrimas. Miradas tristes o perdidas. Cientos de personas con fotos o pancartas de las víctimas. Silencio. Gestos reconcentrados. Abrazos interminables...

 SATISFACCIÓN. Porque gana la Memoria sobre el olvido, porque cada vez se conoce más la Verdad de lo ocurrido y porque la Justicia avanza...

Porque son muchos los que comparten la claridad de esos valores y experimentan la comunidad de sentimientos y voluntades.

Música. Danza. Alguna teatralización. Mimos. Rondas. Cánticos. Globos llevados por el viento...

El 24 de Marzo también es una fiesta: ¡la Memoria está viva! y gracias a ella, la Verdad y la Justicia.

Imagen de mLelia

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.