Clasificado en:

París y el sueño de Bonaparte

París no es una ciudad construida a la medida del hombre. París es una ciudad superlativa y, como tal, escapa de los límites racionales. Su grandiosidad no podría explicarse sin José Bonaparte. El primero de los Napoleones quiso inmortalizarse a través de esta capital y su incontestable orgullo provocó tanto exceso. Reinventó una ciudad a la medida de su ego. Inmensa. Desde entonces, París atestigua los sueños de grandeza del más internacional de los franceses.
 

Imagen de jMoreta
Distribuir contenido Suscribirse a Cuaderno de jMoreta