La capital del imperio que no llegó

Buenos Aires es una ciudad que enamora de a poco. A cada paso hasta anularte la voluntad porque te entregas sin condiciones. Alma de tango. La capital del imperio que no llegó.

 
 
Buenos Aires me sabes a melancolía y a grandeza malograda.
A medio camino entre el sueño y la pesadilla.
La capital del imperio que no llegó.
El despertar en duermevela.
Gardel cantando un tango que no termina.
“Por una cabeza, todas las locuras…”
Y la Historia te espera.
He dormido acunado por las estrellas
escuchando el rugido de tu cielo camino de Ezeiza.
Puerto Madero domestica al río de La Plata
y las chicas bellas sonríen recoletas
en esta capital donde el rosa pinta de consenso la casa presidencial.
Pedí asilo en la República independiente de La Boca
“Le toca a Palmero tocar el balón,
La doce se altera…”
Y al otro extremo de la ciudad, el príncipe Francescoli se ajusta
su frack para saltar a la cancha del Monumental.
Luna Park parece una caja de zapatos
y Calatrava hace bailar a los puentes con nombre de mujer.
Cabalga Rodrigo de Vivar y acá,
a 10.000 kilómetros de Castilla, el destierro no le alcanza.
Buenos Aires, te debo la canción que jamás aprenderé a entonar.
El verso que arañe tu corazón mestizo y de bandoneón.
La guitarra de Charly García,
La voz de Fito Páez para cantar los domingos en el club.
Andrés Calamaro como hilo musical de un país
con un acordeón por cada esquina y todo a media luz.
Buenos Aires...
si yo pudiera atrapar tu alma en una frase.
 
Imagen de jMoreta

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.