Jorge el agricultor y el Santo mata dragones

San Jorge, un Santo que frecuenta más los libros de caballería que los altares. Tan globalizado que igual da nombre a la cruz de la bandera de Inglaterra que te lo encuentras a la entrada de la Casa Botines en León.

 

                Todavía me bastaban los dedos de las manos para contar mis años. Eran las Fiestas de la ciudad y Salamanca se llenaba de luces y puestos ambulantes. Yo ya era tan impresionable como ahora, pero entonces todo lo vivía como un descubrimiento. Junto a mi hermano terminamos frente a un puesto donde se desvelaba el secreto de tu nombre. Mi hermano descubrió que Alberto significa “brillante, famoso por la nobleza o totalmente noble”. No está mal, hermanito. Yo seguía buscando entre marcos amontonados, letras impresas que ahora sé que no son más que símbolos y que los conceptos son los que tienen que cambiar. “Cuando los cambias, las palabras tienen otro significado” (Enric Corbera, dixit).

 

                La búsqueda no tuvo recompensa. Encontré mi nombre, sí, pero comprobé con desánimo que Jorge significa “el que trabaja la tierra, agricultor”. Ni su origen griego le aportaba el más mínimo exotismo. ¿Agricultor? Coño, que bajón.

 

                No compré mi nombre enmarcado, tampoco tenía dinero y regresé a casa pensativo. ¿Agricultor? En el fondo mis manos, grandes y alejadas de la destreza de los pianistas o la precisión del cirujano, parecían predestinabas a trabajar la tierra. Pero desde tan chico…

 

               Y entre visiones de azadas, abonos y tractores, llegaba San Jorge al galope para rescatarme. Un Santo que frecuenta más los libros de caballería que los altares. Tan globalizado que igual da nombre a la cruz de la bandera de Inglaterra o te lo encuentras a la entrada de la Casa Botines en León.

 

                Han pasado los años y el tiempo vivido me ha enseñado a admirar por igual al Jorge agricultor que al Santo mata dragones. Los dos me alientan a cuidar y a luchar por lo que quiero y me enseñan que sin esfuerzo ni hay cosechas, ni terminas besando a la mujer con la que sueñas.

 

              Felicidades a todos los Jorges, Jordis, Georges y demás familia (nos llamemos como nos llamen)..

Imagen de jMoreta

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.