En el corazón de las Tinieblas (1) –“Veréis tres millones de personas en 30 kilómetros”-

      Salimos el sábado a las seis de la madrugada de Barajas, volamos al Congo y el lunes a las 10,00 de la mañana estarás de nuevo trabajando en Salamanca. ¿Te apuntas? Coño, cómo para negarse. Sobre todo teniendo en cuenta que es un vuelo inaugural de una compañía que huele a ruina a corto o medio plazo y que los anfitriones corren con los gastos del viaje y el visado, 300 euros de nada para que te abran  las puertas de la República, ¿alguien se cree que sea Democrática? , del Congo. Abróchense los cinturones. Despegamos.

            Volar a veinte mil pies de altura te da perspectiva de tu pequeñez y de la hermosura de la tierra que habitamos. Imágenes que recuerdan esa cita tan socorrida de Blade Runner. “Yo he visto cosas que vosotros no creeríais”. Yo no he visto ni naves en llamas más allá de Orión, ni rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser, pero al morir una tarde sí vi atardecer por encima de los Alpes austriacos y las montañas eran naranjas, yo lo he visto, y también la inmensidad inabarcable de la nada que son los desiertos norteafricanos camino del Corazón de las Tinieblas, en el centro del África negra donde nos espera el Congo.

            “Vais a ver a tres millones de personas. ¡Las veréis, aunque ahora no me creáis! Desde el aeropuerto de Kinshasa hasta nuestro hotel. ¡Tres millones de personas!”, quien nos habla escuchándose es Herminio Gil, el responsable de este vuelo, un empresario de verbo atropellado cuyo aval fue dirigir Air Madrid y ahora pretende establecer vuelos regulares entre Europa y la capital del Congo y, si hay suerte, entre este país y las principales capitales africanas. No será fácil, imposible de momento según se demostrará en tres años. Una de las muchas particularidades de África es que las compañías no te alquilan sus aviones. No se fían de que un avión que aterriza en determinados países de África, consiga despegar horas más tarde. Si creas una compañía que vuele al continente negro debes adquirir en propiedad los aviones, un hándicap que, sin entrar en otros detalles más mundanos, encarece la aventura.

            Una hora antes de aterrizar, descorchan en pleno vuelo unas botellas de cava. Al parecer celebramos por anticipado el éxito que nunca llegará de la compañía Bravo Airlines. Demasiado pretencioso y hasta insultante si recordamos que viajamos a un país donde una parte de la población se muere de hambre y la esperanza de vida no llega a los 50 años. Ahora lo critico, pero entonces bebí, como el resto. Y hasta brindé. Los errores del pasado nos enseñan en el presente.

Imagen de jMoreta

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.