Rapa, la vida en el paraíso (y IV)

        Durante mi última estancia en la isla de Rapa asistí a una boda en la que los invitados de honor eran los cuatros hijos de la pareja: dos niñitas y un niñito que estaban preciosos con su vestido endomingado y un bebé- Y es que el matrimonio es algo que llega muy tarde cuando ya no queda otro remedio, para legalizar las parejas que ya duran tanto que no se van a romper.  El sexo es lo más natural del mundo, algo que se lleva sin complejos pero si con una sorprendente discreción. Los jóvenes flirtean, se emparejan y se enamoran procurando que nadie más se entere, para evitar los chismorreos -que eso si, son tremebundos- Y cambian de pareja cuando se cansan, sin problema. No hay ningún oprobio moral en ello, al contrario. Pese a ser fervientes cristianos, ven las relaciones sexuales como algo muy humano y totalmente necesario.

  Los jóvenes se ven en secreto hasta que al final la relación ya es de dominio público -cosa que acostumbra a coincidir con el primer embarazo- Entonces la pareja comienza a vivir juntos en casa de él o de ella. Si la cosa dura, tendrán dos o tres niños más, hasta que la familia les presione de que ya es hora de sentar cabeza. Entonces se celebra la boda. Pero también puede suceder que después de un niño o dos la pareja se rompa. O que nazca una criatura sin que se llegue a saber nunca quien es el padre. No importa. Los niños son casi siempre bien recibidos, y ser madre soltera en vez de una carga es una garantía de fertilidad. Además, si la madre no quiere quedarse con el hijo, siempre habrá la abuela, una hermana o una amiga deseosa de adoptarlo. Los regalos o intercambios de niños son moneda corriente.

Todo esto puede parecer fabuloso. En realidad, para el visitante no resulta tan fácil. De entrada, hombres y mujeres hacen la vida bastante separada. Y nunca se ve a una pareja junta por la calle -ni en el caso de los casados- Por tanto, es muy difícil saber quien está con quien, y quien está libre. Me he hecho un artón de preguntar por el estado "civil" de tal o tal chica. Los rapas siempre están de broma y solo he conseguido que me tomaran el pelo. Y en eso, las mujeres se llevan la palma. ¿Aquella muchacha esta sola? pregunto yo. ¡Uf, no, aquella sale con fulano! ¡Pero en cambio, está mengana, aquella de allí. Está disponible, Jacques. Y le gustas mucho. Dile algo. Naturalmente, la mengana en cuestión está enrolladísima con un gigante de dos metros y cargada de críos. Nunca he podido sacar el agua clara. La única solución es esperar, y ser uno el cazado.  El sexo es tan desinhibido que es motivo de conversación jocosa, pero nunca de chistes verdes o de pavoneo de supuestas gestas eróticas.

He dicho que los rapas -como la mayoría de los polinesios- están locos por los niños. Esto dura mientras son pequeños. Una vez caminan y aprenden a ir solos por todas partes, se independizan y hacen la vida por su cuenta. Nunca he visto niños tan libres y felices como en Rapa. Pescan en el puerto, capturan gambas en los riachuelos, suben corriendo las montañas a pie desnudo, son incansables, alegres, parlanchines...

  Nadie se mete apenas con ellos mientras vayan a la escuela los horarios marcados. El resto del tiempo es suyo. Y si los padres los abroncan demasiado, se van a vivir unos días a casa de la tía preferida, de la madrina o de la abuela. Nadie verá nada extraño en ello, ni nadie se los impedirá. Y eso es una especie de chantaje psicológico que pocos padres resisten largo tiempo. 

Sí, son niños libres. Pero, naturalmente, la libertad tiene un precio. Si cae y se hace daño uno de ellos, que no se ponga a llorar. Porque, a menos que sea realmente algo muy serio, los adultos que pasen a su lado se le reirán, pero no le ayudarán. Ya se levantará solo. La independencia llega temprana para lo bueno y para lo malo. 

Así de maravillosa es Rapa. Naturalmente, no todo es perfecto. Con el tiempo vas descubriendo que la vida allí tiene sus pegas, que la gente también tiene sus problemas. Y es que el Paraíso en la tierra no existe. Pero Rapa es lo más cercano que nunca halla encontrado. 

Imagen de jBartroli

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.