Rapa, la vida en el paraíso (III)

            La primera vez que estuve en la isla de Rapa coincidió con la guerra de Bosnia. Los servios mataron dos cascos azules franceses y secuestraron otros 200. Y como los rapas hacen el servicio militar francés, resultó que en aquel momento había cuatro rapas voluntarios como cascos azules en Bosnia. Durante unos días se vivió con el temor de que alguno de ellos estuviera entre los secuestrados. Pero el mundo es muy, muy pequeño. Y da la casualidad que en Rapa vive, nada más y nada menos, que un servio -licenciado de la legión francesa, casado con una mujer rapa y con hijos y nietos rapas- Y un grupo de jóvenes isleños se confabuló para secuestrarlo y llevárselo a las montañas, si se confirmaba que en Bosnia había un rapa en manos servias: querían hacer un intercambio de prisioneros con el gobierno de Servia. Al final resultó que no había ningún rapa entre los secuestrados en Bosnia, y fue una lástima, porque yo me perdí un scoop periodístico mundial. La isla está a un mínimo de 5 días de viaje desde Tahití, y yo era el único periodista.  Ya me imaginaba haciendo crónicas telefónicas para la CNN.

         Otra muestra del carácter de los rapas: hace unos años los rapas descubrieron que un pesquero de Tahití había venido a pescar sus langostas. Abordaron el barco, secuestraron los tripulantes, se quedaron con todos los aparejos, y devolvieron barco y tripulación a Tahití. No ha vuelto a venir ningún otro pesquero.

            Los rapas han conseguido labrarse cierta imagen de "salvajes". En Tahití, los polinesios de allí se sorprendían cuando les explicaba que yo venía de Rapa. Pero ¿te trata bien la gente de allí? Pero, ¿no son un poco brutos? me decían. A los rapas esta fama les encanta. Desde luego, no hacen nada para quitársela, al contrario. En uno de los viajes coincidí con un joven francés que recorría las islas con el barco de línea para vender ropa y baratijas durante las escalas. Se fue de Rapa diciendo pestes y jurando que jamás iba a volver. Los rapas le habían birlado un montón de genero sin que supiera como, y hasta descubrió a dos de ellos que se le estaban llevando un baúl lleno de mercancía delante de sus narices, mientras otro le entretenía haciendo ver que le compraba algo. Se quejó al policía municipal -isleño, naturalmente- y éste le respondió que pues tuviera cuidado. Son cosas que los rapas se toman como un juego. En todo caso he de decir que a mi nunca nadie me ha robado nada. Claro que ya soy como de la familia. Y además, en la isla hay cuatro con fama de ladrones y todos sabemos sus nombres. Por cierto: yo soy muy amigo de uno de ellos.

            En realidad esta fama de "duros" es una máscara totalmente artificial, falsa. Debajo de ella hay gente encantadora, dulces como cualquier polinesio, brutotes si, pero todo corazón, bromistas a más no poder, pero hospitalarios y generosos.

            Y que nadie se piense que los rapas son unos salvajes incivilizados, que va. Todos los hombres han hecho el servicio militar francés, algunos en Tahití y otros en Francia. Las mujeres han pasado por el liceo francés de Tubuai o Tahití. En casa tienen televisor -y algunos vídeo-, nevera, congelador, lavadora y duchas con agua caliente. Siguen las modas musicales. Les gusta el reggae y ¡ay!, la Macarena (nadie es perfecto) Y ven Dallas, la Copa de Europa y Magnum por televisión. O sea, están al tanto del mundo moderno. Pero ellos continúan viviendo de la pesca, de la caza, de sus huertos de taro y sus plátanos y naranjas, y de los pequeños sueldos gubernamentales con que los franceses tienen atados a los polinesios para que no reclamen la independencia.

            Uno casi diría que han encontrado el modo de vivir en el mejor de los mundos, con algunas cosas de buenas del nuestro y muchas de buenas del original suyo, el mundo natural de los pueblos primitivos.

 

Imagen de jBartroli

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.