Clasificado en:

El País de la Luz (I): Nueva Zelanda en las antípodas

       Allá donde vayáis por Nueva Zelanda, veréis la luz derramándose a raudales. Ya sea desde la ventana de vuestro hotel de Auckland sobre las calles y los edificios tras la lluvia o desde el autobús que os lleva a través del mar verde de colinas ondulantes, cuando caminéis bajo el follaje de la umbría verdoscura de los bosques o sobre la arena mojada y brillante de las playas en bajamar. La veréis cabalgar sobre la hierba de los prados, deslizarse por los meandros de los arroyos y subir con la espuma del oleaje del cabo Reinga.

         Nueva Zelanda es el país de la luz. Una luz corpórea, viva, diáfana, preciosista. Una luz que se posa como la miel en la mañana sobre las caras de los niños, como el bronce en la tarde sobre los barcos y veleros de la bahía de Auckland y como el oro entre los chopos otoñales. Una luz que brilla con irisaciones de nácar al anochecer sobre las olas y los surfistas del cabo Runaway, como el cobalto en primavera sobre los largos lagos azules de los Alpes, y como la turquesa al mediodía sobre las radas, cabos e islotes de la Bay of Islands, la Bahía de las Islas. Descubriréis la luz cayendo en racimos dentro del bosque, la encontraréis burbujeando en el rocío de los campos y la contemplaréis filtrándose en cortinajes entre las nubes agitadas. Y habrá momentos que veréis el polvo lumínico tan espeso delante vuestro, que os parecerá que extendéis la mano y lo podréis agarrar.

         Esta danza sinfónica de la luz es resultado de una atmósfera pura como pocas veces la habéis respirado, limpiada por vientos oceánicos que han volado miles de kilómetros sobre el Pacífico impoluto. En Nueva Zelanda la luz se hace pura inspiración. La luz es el paisaje.

 

Imagen de jBartroli

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.