Clasificado en:

Pel Kurdistan turc (XVI). El miracle d’Urfa

(versió catalana a continuació; versión castellana más abajo)

Aproximadament a un centenar de quilòmetres a l’oest del Mont Nemrut es troba Urfa, l’antiga Edesa romana, on els croats van trobar l’encara avui controvertit sudari de Crist. La denominació moderna de Şanliurfa, la gloriosa, la van aconseguir els seus governants després de moltes queixes reivindicant un títol similar al que ja havien obtingut altres ciutats del país. L'urbs, amb prop d’un milió d’habitants, és un gran centre de peregrinació ja que aquí la tradició situa un miracle protagonitzat per Abraham. Sembla ser que el patriarca anava destruint déus pagans per aquestes contrades i el rei local el va fer capturar. Quan estava a punt de ser cremat a la foguera, el foc es va convertir en aigua i les brases en peixos, miracle que és recordat avui en dia a través de les carpes sagrades de les piscines de Gölbaşı, flanquejades per fotogènics porxos i mesquites. Val la pena pujar a la ciutadella i gaudir de les vistes, així com fer una petita excursió al veí llogarret de Harran, a només una hora d’autobús, l’únic indret de Turquia on es poden veure cases arna i on, segons es cita a la Bíblia (Gn 12), Abraham va rebre la revelació divina de dirigir-se cap a la terra de Canaan.

Com cada vespre, de retorn a la pensió, realitzem el ritual diari de la compra d’aliments i aigua per l’endemà. Quan un porta molt de temps fora de casa se les empesca per acabar fent-se uns deliciosos entrepans de pa amb tomàquet i raig d’oli d’oliva. En el forn, en una altra de les mostres de simpatia que caracteritza la gent del Kurdistan, ens conviden a ajudar-los a fer massa de pa. En ple mes d’agost, suant per la calor del forn que és a tocar, i havent-nos rentat les mans només amb aigua, deixem constància que nosaltres a Barcelona ens fem el pa a casa. En un tres i no res el negoci s’omple de curiosos i acabem la tarda fent una aturada en el cibercafè per posar-nos al dia. La veritat és que, creuem els dits, mai hem agafat cap mal de panxa durant els nombrosos viatges que hem fet pel Proper Orient. A l’hora de nodrir-nos sempre hem aplicat el seny: no menjant qualsevol cosa, no atipant-nos, rentant sempre la fruita, i bevent sovint te, demostrat bactericida estomacal. Durant aquest viatge estem comprovant l’enorme popularitat dels simits, els tortells de pa recobert amb llavors de sèsam, en venda arreu, de la mà no sempre neta d’espavilats nens: els simitçi.

(versión castellana)

Aproximadamente a un centenar de quilómetros al oeste del Monte Nemrut se encuentra Urfa, la antigua Edesa romana, donde los cruzados encontraron el todavía hoy controvertido sudario de Cristo. La denominación moderna de Şanliurfa, la gloriosa, la consiguieron sus gobernantes después de muchas quejas reivindicando un título similar al que ya habían obtenido otras ciudades del país. La urbe, con cerca de un millón de habitantes, es un gran centro de peregrinación ya que aquí la tradición sitúa un milagro protagonizado por Abraham. Parece ser que el patriarca iba destruyendo dioses paganos por estos lugares y el rey local lo mandó capturar. Cuando estaba a punto de ser quemado en la hoguera, el fuego se convirtió en agua y las brasas en peces, milagro que es recordado hoy en día a través de las carpas sagradas de las piscinas de Gölbaşı, flanqueadas por fotogénicos porches y mezquitas. Vale la pena subir a la ciudadela y disfrutar de las vistas, así como hacer una pequeña excursión a la vecina aldea de Harran, a tan sólo una hora de autobús, el único lugar de Turquía donde se pueden ver casas colmena y donde, según se cita en la Biblia (Gn 12), Abraham recibió la revelación divina de dirigirse hacia la tierra de Canaan.

Al atardecer, de retorno a la pensión, realizamos el ritual diario de la compra de alimentos y agua para el día siguiente como es de costumbre. Cuando uno lleva mucho tiempo fuera de casa se las ingenia para acabar haciéndose unos deliciosos bocadillos de pan con tomate y aceite de oliva. En la panadería, en otra de las muestras de simpatía que caracteriza a las gentes del Kurdistán, nos invitan a ayudarlos a amasar pan. En pleno mes de agosto, sudando por la proximidad del horno, y habiéndonos lavado las manos sólo con agua, dejamos constancia de que nosotros en Barcelona nos hacemos el pan en casa. En un abrir y cerrar de ojos el negocio se llena de curiosos y acabamos la tarde haciendo un alto en el cibercafé para ponernos al día. La verdad es que, crucemos los dedos, nunca hemos tenido ningún percance digestivo durante los numerosos viajes que hemos hecho por el Próximo Oriente. A la hora de nutrirnos siempre hemos aplicado el sentido común: no comiendo cualquier cosa, no hartándonos, lavando siempre la fruta, y bebiendo a menudo té, demostrado bactericida estomacal. Durante este viaje estamos comprobando la enorme popularidad de los simits, los roscos de pan recubierto con semillas de sésamo, en venta por doquier, de la mano no siempre limpia de espabilados niños: los simitçi.

Imagen de iDies

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.