De Florencia a El Cairo pasando por el río Nilo (I)

Hola a todos, uno de los últimos cuadernos de Isabel Escriche ( el del Pergamom/ Altes Museum en Berlin) me ha hecho rememorar mi viaje a Egipto, en el 2010 .... y aprovechando que los recuerdos aún son muy recientes y todo fue muy positivo, os escribo este artículo para recomendaros este maravilloso país.

Llegamos Luxor en avión y desde esta localidad comenzamos la navegación por el río Nilo en un crucero que durante los primeros cuatro días nos llevó más al sur, hasta Asuán, (a las puertas del famoso lago Nasser). El viaje inclu
ía dos vuelos internos, desde Asuán hasta Abu Simbel (al otro lado del lago) y después de la visita de los dos templos de Abu Simbel, otro vuelo hacia el norte hasta el Cairo, donde pasaríamos las últimas 3 noches .

Lo que más nos preocupaba del viaje fue la comida y el tiempo que podríamos encontrar. Lo que notado, viajando en aquel febrero del 2010, fueron los
cambios bruscos de temperatura, es decir alrededor de 10 grados por la mañana y por la noche, y calor progresivo hasta los 25-30 grados al mediodía-tarde. Hay que abrigarse un poco por la mañana, porque después uno tiene que ir sacándose ropa durante el día para volvérsela a poner cuando se pone el sol. En cuanto al tema alimentario, siempre comíamos en el crucero o en el hotel y todo estaba muy controlado.

Son muchas cosas las que me impresionaron del viaje ... y es que la civilizaci
ón egipcia desarrolló una cultura y conocimientos muy avanzados para su tiempo.

El primer día fuimos por visitar el Valle de los Reyes y los templos de la localidad de Luxor. ( Nos levantamos tempranísimo, creo que a las 5 de la mañana) En el valle real, hay enterrados más de 63 reyes (entre el 1550-1069 ac). Visitamos 3 tumbas (ahora sólo recuerdo las de Ramses III y Ramses VI) y quedamos impresionados por los colores originales, que a pesar del detererioro, estaban todavía muy bien conservados! Las paredes estaban decorabas con textos del Libro de los Muertos y escenas que debían ayudar a los faraones en su viaje hacia la eternidad. La última visita del valle la dedicamos al templo de la reina Hatshepsut. Los templos de Ramses III en Medinet Habu, y los de Luxor (el templo de Luxor y Karnak) nos impresionaron también mucho por su monumentalidad .... pero no serían los únicos, porque todos los que veríamos los días siguientes también nos impactaron.

El segundo día continuamos navegando hacia el sur desembarcando primero en Edfu y después por la tarde a Kom Ombo para ver otros templos. En Edfu nos impresionó la majestuosidad del templo de Horus, y sobre todo descubrir que en una de las salas del templo, hay una pequeña habitación donde encontramos escritas en las paredes las composiciones de muchos perfumes y esencias. Los perfumes que los egipcios crearon ya eran admirados en todo el mundo antiguo. En el templo de Kom Ombo encontramos en la parte posterior, dibujos de instrumentos quirúrgicos que nos demuestran que los egipcios ya eran capaces de realizar intervenciones médicas importantes.

Impresionante.

El tercer día llegamos a Asuán, donde visitamos el templo de Filé por la mañana, y un pueblo Nubio por la tarde. Fue muy interesante también la visita que hicimos después del templo en una fábrica de perfumes y esencias de la ciudad, donde nos enseñaron muchas de las esencias de flores que ellos preparan y venden a grandes empresas multinacionales de perfumes (como las francesas Chanel , Dior etc ...). De los Nubios (http://es.wikipedia.org/wiki/Nubia) os puedo decir tuvieron su propia región, Nubia, al sur del antiguo Egipto, y que se extendía más allá de la primera cascada del Nilo . Muchos Nubios fueron obligados a trasladarse debido a las obras del Lago Nasser (por la construcción de la presa de Asuán). En la foto que adjunto en la galería podéis ver es el poblado que visitamos cerca de Asuán.

Fue en jueves,
el cuarto día cuando comenzamos la segunda etapa del viaje y nos cogió un poco de tristeza dejar el crucero pues la navegación por el Nilo era muy relajante y bonita ... el color verde del paisaje y las palmeras contrastaba con el desierto que se veía unos metros más allá. Fuimos a visitar el templo de Ramses II (el más conocido) y el de Hator en Abu Simbel (http://whc.unesco.org/en/list/88), a unos 290 kms al sur de Asuán. Los 2 templos de Abu Simbel fueron desmontados en 2.000 piezas para poder ser "salvados" de las aguas del lago Naser, se reconstruyeron a unos 65 metros más arriba de su emplazamiento original. Gracias a la ayuda de la Unesco los templos de Abu Simbel se pudieron trasladar y las obras duraron 4 años, reabriendo de nuevo los templos al público en 1968. Otros 14 templos serían salvados durante la década de los años sesenta.

El mismo jueves por la tarde, después de la visita de Abu Simbel, cogimos el avión para ir a El Cairo. De esta segunda etapa del viaje (las 3 últimas noches) y de todo lo que hicimos, os hablaré en el próximo cuaderno.

Sin duda fue un
viaje inolvidable .... que recomiendo a todos aquellos que se interesen por las culturas antiguas. Todos los tesoros que hay Egipto son impresionantes.
Hay que ir y verlo en persona para quedar impresionado de manera especial, y luego retener aquel bonito recuerdo en la memoria, para siempre.

Os lo recomiendo!

Hasta el próximo artículo!

Gemma Grau

Imagen de ggrau

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.