Redu, un pueblo dedicado al libro

 A unos 130 kilómetros al sureste de Bruselas y escondida entre los densos bosques de las Ardenas belgas, se encuentra Redu, la primera aldea  del libro de la Europa continental. Con escasamente 400 habitantes permanentes y un reducido número de calles que se pueden contar con los dedos de las dos manos, Redu dispone nada menos que de 23 librerías de lance, de ocasión y de libros antiguos y nuevos. Todo un paraíso para los apasionados de la lectura, de la palabra impresa, de los manuscritos y de las aventuras gráficas, como lo demuestran los más de 200.000 visitantes que cada año acuden a la pequeña localidad procedentes de los distintos rincones del mundo.

 

Si durante la semana la actividad es muy relajada y no todas las librerías están abiertas, Redu entra en ebullición durante el fin de semana, a lo largo del periodo estival y en Semana Santa, con la fiesta especial del libro que se celebra cada año durante el fin de semana de Pascua. Esta actividad bibliófila ha salvado a la milenaria Redu, dedicada históricamente a la agricultura y a las actividades forestales, de quedar reducida a una pequeña localidad de jubilados y veraneantes. Además de las librerías, Redu cuenta con una decena de artesanos, cinco galerías de arte y una serie de cafés, restaurantes y albergues.  

Todo empezó en los años 60, cuando Noël Anselot, antiguo periodista reconvertido a la industria petrolífera y bibliófilo impenitente, comenzó a albergar en una vieja granja que había adquirido en Redu su creciente colección de obras y documentos raros sobre la historia de la región, gastronomía, caza y pesca.


Durante sus cacerías bibliófilas, Anselot descubrió en 1981 la localidad británica de Hay-on-Wye, la primera aldea del libro del mundo, y a su fundador, Richard Booth, que le vendió un lote de varios miles de libros y documentos procedentes nada menos que de un castillo del Condroz belga. Ese material constituyó la base de la primera tienda de libros antiguos de Redu, que incluía una colección destacada de libros y documentos de la Revolución francesa de 1789 y del periodo napoleónico.

En 1984, Anselot, Booth y el realizador de la televisión belga Gérard Valet transformaron a Redu en la segunda aldea de libros del mundo y la primera de la Europa continental, con la instalación de numerosos libreros, especialistas y artesanos en casas vacías, granjas, establos, cuadras y garajes no utilizados de la localidad. El punto de arranque oficial fue el fin de semana de Pascua de 1984, con el hermanamiento de Redu con Hay-on-Wye, a cuya ceremonia acudieron más de 15.000 visitantes.


Actualmente, Paul Brandeleer, es el librero más veterano en activo de Redu, tras instalarse en la localidad en 1986, en los primeros años heroicos de la aventura. Su Librairie Ardennaise, especializada en libros sobre África, la Antigüedad y la región, está ubicada en el antiguo establo de una granja, donde aún pude verse la larga viga metálica con los aros para atar a las vacas.

Brandeleer mantiene en un anexo un museo de la imprenta con varias maquinas antiguas, todas ellas operativas y con las que hace demostraciones para las escuelas que visitan la localidad. La más antigua es una H.Jullien de 1860 procedente de Bruselas y destinada a la impresión de tarjetas de visita.

La mayoría de las librerías están especializadas en temas específicos, alguna tiene nombre literario, como Fahrenheit 451, y hay otra, la Libraire Yves Deprins, que, adepta a las nuevas tecnologías, sólo vende sus libros a través de Internet. En total, más de dos kilómetros de estanterías repletas de libros escritos fundamentalmente en francés, neerlandés, alemán e inglés esperan al visitante, desde joyas de coleccionista a publicaciones actuales, pasando por cómics, discos de vinilo y libros descatalogados. Es casi imposible salir de Redu con las manos vacías.

En la foto aparece Paul Brandeleer en su Librería Ardennaise de Redu

(Una versión más corta se publicó en El Periódico el 14 de agosto de 2010)

 

Imagen de eOliveras

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.