La OTAN apuesta por la guerra fría

La OTAN parece decidida a apostar por recrear un clima de guerra fría en Europa, pese a sus declaraciones públicas de desear mantener unas relaciones normales con Rusia. Los ministros de Defensa de la Alianza Atlántica iniciarán mañana 18 de septiembre una reunión informal de dos días en Londres para analizar las implicaciones militares para la OTAN del conflicto entre Georgia y Rusia y las necesidades de las fuerzas armadas georgianas, según anunció hoy el portavoz de la organización, James Appathurai.

Reunión de la OTAN en GeorgiaLos ministros también estudiarán en Londres cómo reforzar los dispositivos y los mecanismos para la defensa de los países bálticos ante un hipotético ataque exterior, que sólo puede proceder de Rusia, algo que sólo puede exacerbar la ya extremadamente intensa sensación de Moscú de ser víctima de un creciente cerco militar occidental. La propia OTAN reconoce que “nadie espera un ataque de Rusia”. “Es algo que no va a ocurrir en un futuro previsible”, indicó Appathurai. Esta admisión conduce a plantearse las verdaderas razones de anunciar a bombo y platillo preparativos militares que carecen de justificación.

Desde que el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, decidió lanzar una ofensiva militar en agosto contra Osetia del Sur y atacar a las tropas de paz rusas desplegadas en ese territorio, la OTAN y su secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, han mantenido una línea de confrontación creciente con Moscú, en total sintonía con Washington, en lugar de concentrar sus esfuerzos en buscar vías para rebajar la tensión.

Georgia, el país atacante, que desde su independencia nunca ha llegado a controlar las regiones separatistas de Abjacia y Osetia, ha sido calificado una y otra vez por la OTAN y por De Hoop Scheffer como “país amigo y aliado”. Desde la OTAN sólo parece existir un único responsable del conflicto, Rusia. Por ello, el Consejo OTAN-Rusia  permanece suspendido desde el inicio de la crisis por decisión de la Alianza Atlántica, lo que impide cualquier diálogo con Moscú. Al mismo tiempo, la OTAN ha ido multiplicando las muestras de apoyo público a Saakashvili, incluyendo una visita de dos días a Georgia, el 15 y 16 de septiembre, del Consejo Atlántico, el máximo órgano político de la organización.

En una escalada verbal en línea con la Administración Bush, De Hoop Scheffer, llegó a utilizar una entrevista con el diario británico Financial Times para atacar el acuerdo alcanzado entre la UE y Rusia el 8 de septiembre sobre el repliegue de las tropas rusas en Georgia. De Hoop Scheffer calificó ese acuerdo de “inaceptable”, porque permitía mantener un número elevado de tropas rusas en Abjacia y Osetia del Sur. 

Ante las críticas, la presidencia francesa de la Unión Europea (UE) recordó que Francia y la UE ha sido los únicos que se han movilizado para detener la guerra y desactivar el conflicto. “¿Dónde estaban los que ahora critican? ¿Quién ha ido a negociar a Moscú?”, preguntó el ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, al concluir el Consejo de Ministros de la UE que aprobó el envío de una misión de observación a Georgia para evitar nuevos ataques a Abjacia y Osetia del Sur y que permitirá la retirada de las tropas rusas.

 

Kouchner reconoció que los acuerdos “no son perfectos”, pero que eso es lo que ocurre en una negociación, y subrayó que lo más importante es que se detuvo la guerra y que las tropas rusas van a volver ahora a sus posiciones anteriores al conflicto.

El embajador ruso ante la OTAN, Dmitri Rogozine, criticó hoy a la Alianza Atlántica por sostener políticamente y rearmar al “agresor”. Rogozine señaló que “la OTAN actúa como el padrino militar de una eventual nueva agresión” del “imprevisible” Saakashvili. El embajador ruso también afirmó que el mantenimiento global de 7.600 soldados rusos en Abjacia y Osetia del Sur no contraviene el plan de paz de seis puntos negociado por la presidencia francesa de la UE.

Dado el papel esencial desempeñado por la UE en desactivar la crisis del Cáucaso, sorprende que los grandes países europeos, como Francia, Alemania y España, no utilicen su influencia en el seno de la OTAN y permitan que continúe la estrategia de confrontación que impulsan EEUU y el secretario general de la Alianza Atlántica.

Imagen de eOliveras

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.