Clasificado en:

La OTAN afirma que no se plantea quién empezó la guerra en Georgia

La OTAN no se ha planteado, ni al parecer piensa hacerlo, sobre quien es el responsable de la breve guerra entre Georgia y Rusia. “La cuestión de quién empezó la guerra no se ha discutido en la OTAN”, insistió ayer el portavoz de la Alianza Atlántica, James Appathurai, en una reunión con los corresponsales europeos en Bruselas. “La OTAN prefiere concentrarse en mirar hacia adelante”, añadió Appathurai, al explicar la visita de respaldo que efectuará la OTAN en Georgia la semana próxima.

Mijail Saakashvili y Jaap de Hoop Scheffer El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, también se ha negado a responder en las últimas semanas a las preguntas sobre la responsabilidad de Georgia en el inicio del conflicto, escudándose en la fórmula que no iba a entrar en el juego de discutir quién hizo qué. “Georgia es un país amigo de la OTAN”, ha insistido una y otra vez. Por el contrario, De Hoop Scheffer ha denunciado con vehemencia  el “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de Rusia, que va mucho más allá de su mandato de pacificación en Osetia del Sur y Abjacia.

De Hoop Scheffer, al igual que Estados Unidos y sus aliados del Este, considera que la reciente guerra y los conflictos territoriales sin resolver de las dos regiones separatistas “no han dañado” las expectativas de Georgia de poder obtener en diciembre el plan de acción para la adhesión a la OTAN, primer paso para su integración en la Alianza Atlántica. “Nada ha cambiado”, asegura De Hoop Scheffer.

Para hacer patente el total respaldo de la OTAN a Georgia, pese al aventurismo militar de su presidente, Mijail Saakashvili, De Hoop Scheffer y el Consejo Atlántico, máximo órgano político de la organización, visitarán Georgia el 15 y 16 de septiembre. Durante la visita, se pondrá en marcha la nueva comisión OTAN-Georgia, que tiene como objetivo intensificar el diálogo político entre la Alianza Atlántica y el país caucásico y ayudar a reconstituir las fuerzas armadas georgianas tras la contienda. Un equipo de expertos militares de la OTAN ya se encuentra allí para evaluar las necesidades del ejército georgiano, según Appathurai.

La OTAN descartó que durante la visita o más tarde De Hoop Scheffer o los embajadores de los 26 países aliados acepten tener un contacto con representantes de Osetia del Sur o de Abjacia, aunque sí se reunirán con la sociedad civil y la oposición de Georgia. “La OTAN trata con Gobiernos, no con minorías”, argumentó el portavoz atlántico.

El embajador ruso ante la OTAN, Dmitri Rogozine, pidió en vano el 10 de septiembre a la Alianza Atlántica que retrasara esa visita del Consejo Atlántico a Georgia, porque el envío de una delegación de tan alto nivel “será interpretado por Saakashvili como una respaldo político y militar total” y "no contribuirá a la pacificación" de la región.

Mientras se suceden las muestras de solidaridad política y militar de la OTAN con Georgia, la Alianza Atlántica mantiene suspendidos el diálogo político con Rusia. Las reuniones previstas del Consejo OTAN-Rusia desde el inicio del conflicto han sido anuladas y sólo se mantiene la participación de Rusia en reuniones en las que participan también otros países que no son miembros de la Alianza Atlántica, como el Consejo de Asociación Euroatlántico.

Como señala el director del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos de Londres, John Chipman, la OTAN corre el riesgo de cometer el error estratégico de convertirse en rehén de la ambigua soberanía de unos territorios que sólo han formado parte teóricamente de la Georgia independiente y olvidar que es muchísimo más importante asegurarse la colaboración de Rusia en la guerra de Afganistán o en el contencioso sobre el plan nuclear iraní.

Imagen de eOliveras

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.