Clasificado en:

BYRON. ODISEA FINAL

 

Cuando decidió apoyar la causa helena y luchar por la independencia de Grecia, lord Byron no pasaba por su mejor momento. Había tenido que abandonar Inglaterra entre escándalos y vivía en Italia como un “marginado moral”, tal y como lo definió su biógrafo Harlod Nicolson.

Imagen de dFernandez-Castro

CAZAR ELEFANTES CON ESPADA

En 1861, en Abisinia, el explorador británico Samuel Baker tuvo la oportunidad de salir de caza con los enigmáticos agayirs. Éstos, miembros de la tribu árabe de los hamran, cazaban elefantes con tan sólo una espada; y tal y como comentó Baker "cualquiera que haya intentado cazar un elefante salvaje sabe lo arriesgado que es eso".

Imagen de dFernandez-Castro
Clasificado en:

CARTÓGRAFOS OLVIDADOS


El imperio británico en Asia no deja de crecer. Con glotonería la reina Victoria va engullendo territorios y sumando nuevos súbditos. Los abismos blancos en los mapas son cada vez menores, pero todavía queda un rincón vedado a los occidentales: Tíbet. El virreinato de la India comparte miles de kilómetros de su frontera norte con el reino de los Lamas y sin embargo nada saben de sus vecinos. ¿Cómo penetrar en el país sin desatar un conflicto diplomático?

Imagen de dFernandez-Castro

BIZANCIO EN EL CARIBE

Si hay momentos, imágenes gloriosas de la literatura de viajes, Patrick “Paddy” Leigh Fermor (1915), protagonizó unas cuantas; pero hay una poco conocida. Acabada la Segunda Guerra Mundial Fermor es un héroe de la batalla de Creta y decide realizar un viaje al Caribe que se traducirá en su primer libro: The traveler’s tree (1950). Muerto Robert Byron, es el miembro en vida más famoso de esa brillante generación de viajeros británicos que vieron en Bizancio, y su arte ignorado durante siglos, el gozne para entender Occidente.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a Cuaderno de dFernandez-Castro