Clasificado en:

Sumilliers de la tierra

En un artículo anterior hablé de los geófagos, los comedores de tierra. Permítanme ahora presentarles a los glitívoros, los sumilliers en cuanto al firme se refiere.

Imagen de dFernandez-Castro
Clasificado en:

De Búlgaros y Bogomilos

El viejo chiste de la Transición en que un hombre contestaba el anuncio “señorita enseña el búlgaro” y se sorprendía de que fuera un idioma tiene más recorrido del que pueda parecer. Pero primero deberemos retroceder en el tiempo hasta Armenia y luego viajar a Bosnia para acabar con un término despectivo de connotaciones sexuales. 

Imagen de dFernandez-Castro

Quemar las naves

Todo buen estratega sabe que estando en inferioridad numérica ha de cambiar su “previsibilidad” para salir con vida del campo de batalla. Quizás el revulsivo más extremo sea anular a sus tropas toda vía de escape, bien colocándolas de espaldas a un accidente geográfico (un barranco o un río) o destruyendo sus transportes. Y eso fue lo que hizo Hernán Cortés al llegar a México, aunque no quemara sus naves.

Imagen de dFernandez-Castro

Como misiles de hocico afilado

Contrariamente a lo que afirmaron los primeros cronistas españoles, en América ya existían cánidos antes de la llegada de los conquistadores.

Imagen de dFernandez-Castro

Fruta madura

Era un verano extraño, sofocante, el verano en que electrocutaron a los Rosenberg. Así comienza La campana de cristal, la novela semi-autobiográfica que en 1963 publicó Sylvia Plath poco antes de suicidarse. Como fruta madura Plath puso fin a su angustia y los Rosenberg fueron conducidos a la silla eléctrica.

Imagen de dFernandez-Castro
Clasificado en:

¡Derrotados!

El 2 de febrero de 1943 Boris, un niño ruso evacuado del cerco de Leningrado, conoce la victoria del ejército rojo en la batalla de Stalingrado. Era el principio del fin. El mariscal de campo Friedrich W.E. Paulus firmará la rendición del VI ejército del que tan sólo regresarán a Alemania 6.000 de los 90.000 soldados prisioneros.

Imagen de dFernandez-Castro
Clasificado en:

La tierra prometida

A día de hoy todavía existen comunidades que se alimentan de tierra. Este hábito ancestral tiene incluso un nombre científico: geofagia, y en un artículo aparecido en 2006 en la revista Nature, el científico Trevor Strokes demostraba las propiedades nutritivas de esta dieta.

Imagen de dFernandez-Castro
Clasificado en:

La piedra antídoto

En 1559 naufragó frente a la costa de Madagascar la nao Santa María da Barca comandada por Don Luis Fernandes de Vasconcelos. Mientras vagaban por la isla en busca de auxilio un marinero se arriesgó a comer un “palmito salvaje”. A éste le siguieron otros tripulantes y “todos los que comieron, que todos echaron sangre por la boca a cuajarones, a pesar de tomar unicornio”.

Imagen de dFernandez-Castro

Caballero Casanova

Decir que Giacomo Casanova dejó a más de una dama en un apuro no es novedoso, pero que acudiese a socorrer a una dama en apuros; señores, eso sí es noticia.

Imagen de dFernandez-Castro

JUEZ EN OCEANÍA

A principios del siglo XX, perdidas ya las últimas colonias de ultramar (Cuba, Puerto Rico y Filipinas), todavía quedaba una remota isla en el Pacífico en la que un español impartía justicia. Un caso, por así decirlo, con una rocambolesca base legal, e insólito en la justicia española e internacional.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a Cuaderno de dFernandez-Castro