La revancha de París

Como si se tratara de una casa de alta costura, esta historia pasa entre Nueva York y París.
Acabada la Segunda Guerra Mundial la CIA diseñó un plan para que la cosmopolita ciudad norteamericana desbancara a la vieja capital europea como epicentro cultural del mundo. En pintura emergieron Jackson Pollock, Mark Rothko y el expresionismo abstracto. John Cage radicalizó la música contemporánea, y en el caso del jazz unos jóvenes airados, gente como Charlie Parker o Dizzy Gillespie, pusieron patas arriba la escena con un nuevo estilo endiablado: el bebop. Mediante fraseos entrecortados y solos apretadísimos de notas rompieron el espinazo del ritmo. Había que matar al swing.
Su propuesta radical no vació los salones de baile, pero logró sentar a un selecto grupo de admiradores blancos que por primera vez se paraban a escuchar lo que tenían que decir esos músicos, casi autodidactas, emergidos de los guetos negros. Se cuenta que a Ígor Stravinsky -“Dios, debería llamarme Strawhisky”- se le atragantó, de puro placer, el vaso de whisky que se estaba tomando en un club de jazz cuando Parker lo reconoció e improvisó unos acordes de La consagración de la primavera en medio de un solo de Salt peanuts.
Y con esa tarjeta de presentación aquellos enfants terribles viajaron a París a azotar con su música al público europeo. Pero aquella ciudad se hallaba sumida en pleno trauma posbélico y se cuestionaba el sentido de la existencia humana. Eran los tiempos del existencialismo y en el marché aux puces se agotaban las prendas negras de segunda mano.
Cuando aquellos beboppers aparecieron sobre el estrado ya nada sería igual. Se quedaron literalmente atónitos cuando, a su arranque de ritmo frenético, aquellos jóvenes franceses reaccionaron bailando desencajados, contoneándose con furia...
 

Imagen de dFernandez-Castro

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.