Clasificado en:

Escrito en Florencia

Come é bello il mondo insieme a te. Esta pintada puede leerse en una barandilla del mirador de la plaza Miguel Ángel, en Florencia. Su autor no pudo haber escoger lugar mas cursi y al mismo tiempo más bello para dejar su mensaje de amor. Desde allí se tiene una vista completa de la ciudad. Si Miguel Ángel resucitado decidiese pasarse por ahí a ver el sitio que le han dedicado, casi no notaría diferencia alguna con el lugar que él conoció. Quizás tan sólo le desconcertaría la bulbosa cúpula verde cobrizo de la sinagoga...
La foto que adjunto esta tomada al atardecer. El sol estaba bajo y subía la temperatura de color de las piedras de Florencia. La cúpula de Brunelleschi parecía tener escamas por el efecto de las tejas, que proyectaban pequeñas sombras al recibir la luz de costado. Sus nervaduras blancas se habían dorado con el sol que se extinguía frente a ella, convirtiéndolas en barrotes de una jaula de oro. Y en torno a su giba de camello se formaba un halo de luz que reverberaba por el calor absorbido durante todo un día de agosto, seco y bochornoso.
Sobre el Arno rielaban pequeñas ondas formadas por una brizna de aire que, por fin, corría por este valle que bien puede llegar a ser una caldera.
Así que, en este entorno, la pintada que proclama la belleza del mundo en buena compañía parece hasta acertada. Sobretodo si se tiene en cuenta que metros más abajo las barandillas de los puentes empezaban a aparecer, para gozo de ferreteros, recargadas de candados. Es la nada original moda de imitar la acción del best-seller Perdona si te llamo amor en que, como prueba de fidelidad eterna, se cierra un candado y se lanza la llave al fondo del río.
 

AdjuntoTamaño
Florencia.jpg429.46 KB
Imagen de dFernandez-Castro

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.