Clasificado en:

De Búlgaros y Bogomilos

El viejo chiste de la Transición en que un hombre contestaba el anuncio “señorita enseña el búlgaro” y se sorprendía de que fuera un idioma tiene más recorrido del que pueda parecer. Pero primero deberemos retroceder en el tiempo hasta Armenia y luego viajar a Bosnia para acabar con un término despectivo de connotaciones sexuales. 

Los bosnios musulmanes y los armenios cristianos son dos de los pueblos que más calamidades han pasado del extinto imperio otomano. Sobradamente conocidas son las persecuciones que sufrieron durante el siglo XX, pero es que ya desde el imperio bizantino les acosaba el estigma por profesar creencias diferentes a las oficiales.
En el siglo VIII se practicaba en lo que hoy es Armenia el paulicianismo, un cristianismo más espiritual y animista que el ortodoxo. Expuestos a las fronteras orientales del imperio bizantino éstos habían recibido la influencia de maniqueos y los persas zoroástricos. 
Al emperador y la curia estas influencias heréticas les llevaron a acusarlos de maniqueísmo y los paulicianos acabaron huyendo a lo que hoy es Bulgaria, más alejados del poder de Constantinopla. 
Con el tiempo, en el siglo X, el paulicianismo acabó generando una nueva corriente autóctona que se denominó bogomilismo, y de Bulgaria se extendió a lo que llamamos Macedonia y lo que fue la antigua Yugoslavia.
Los bogomilos negaban el carácter divino de Cristo y afirmaban que Dios había concebido dos hijos: Miguel y Satanás, lo que explicaba su concepción dualista de la vida entre el bien y el mal. Abogaban por una vuelta al cristianismo primitivo y rechazaban la sumisión a la Iglesia. No precisaban de lugares de culto ni de intermediarios (sacerdotes), y entendían la oración como una vivencia íntima y no era raro que se retiraran a vivir en comunidad a lugares apartados. 
Su particular concepción espiritual de la vida prendió fuera de sus fronteras, en el Piamonte Italiano bajo los patarinos, y en el sur de Francia y noroeste de España bajo la denominación de cátaros. En el siglo XIII la fuerza con que había arraigado el catarismo en Occitania acabó por alarmar al rey de Francia, que les declaró una guerra total que acabaría en exterminio.
Mientras tanto los bogomilos eslavos hubieron de hacer frente a los húngaros que marcharon contra ellos en una misión de conversión patrocinada por el Papa y acabaron acorralados en lo que hoy es Bosnia, emparedados entre el extremo oriental del cristianismo latino y el occidental del ortodoxo. Lograron sobrevivir hasta el siglo XV en que la expansión del imperio otomano acabó por islamizarlos.

Pero la estigmatización de los bogomilos no acabó con su extinción. Durante la edad media, para los católicos, aquel totum revolutum de eslavos acabó reducido a bulgarum (búlgaro), que equivalía a un converso tardío, asilvestrado y hereje. Y peor aún; su vida en comunidad regida por la castidad y la negativa a procrearse en un mundo regido por el mal, era la prueba palmaria de que eran unos sodomitas. Así que en el latín tardío el bulgarum mutó a bǔgerum, de ahí a buggerone en italiano y luego viajó al resto de Europa: en España como buharón o bujarrón (bujarró en catalán), en Francia el bougeron mutó a bougre y de ahí pasó al inglés como bugger, que vienen a tener todas ellas la misma connotación sexual. Así que todavía hoy en occidente pervive la memoria del bogomilo como símbolo de prácticas contra natura.

Quien visite hoy día los imponentes restos de fortificaciones cátaras como Quéribus o Montségur quedará impresionado por su magnitud. Incluso pueda llegar a hacerse una idea de la desesperación que les llevó a levantar con sus manos aquellas moles para defenderse, pero nunca alcanzará a sentir su terror a ser exterminado. 
Quizás el lenguaje tampoco pueda llegar a transmitirnos esa estigmatización, pero cuando masquemos la palabra búlgaro (bogomilo, bulgarum, buggerone, bujarrón) podamos degustar por un momento todo el sabor de la intolerancia.  

Imagen de dFernandez-Castro

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.