El niño que recogía los papeles tras la tapia del colegio

    “Éramos los más pobres del pueblo”. Quien nos habla es Manuel Ramos Andrade, futuro mecenas de la Casa Lis, recordando su infancia en Navasfrías, un pueblo salmantino al oeste del oeste donde, más que adivinarse, ya se ven Cáceres y Portugal.


    La difícil situación familiar impidió al pequeño Manuel aprender a leer y escribir con corrección. “A fuerza de golpes fuerte, y a fuerza del sol bruñido”. Todavía niño pero sin infancia regresaba a la casa tras las duras tareas en el campo caminando tras la tapia del colegio. Buscaba, entre las piedras, trozos de papel usado que nadie quería. A él, en cambio, le servían para mejorar su escritura de forma autodidacta. A la luz de las velas, con el frío metido hasta los huesos y sin más consuelo que pan duro con aceite para regatear el hambre.


    ¿Cómo obró el milagro de reunir una de las colecciones europeas más prestigiosas de Art Nouveau y Art Déco empezando dos peldaños por debajo de la pobreza? De la nada llegó a la riqueza sin más formación que su intuición, su instinto de supervivencia y las ansias por aprender. Cuando su familia emigró al sur de Francia, le bastaron unos meses para hablar con corrección el nuevo idioma. Su trabajo como “garçon de restaurant” en la Compañía WagonLit le posibilita viajar, aprender inglés y descubrir  un universo lleno de posibilidades.


    Fue tan emprendedor que, cuando vuela a Australia, elabora su propio “book” donde se presenta a los medios de comunicación como modelo latino y bailador de flamenco. Consiguió el efecto deseado y, a su llegada, es el artista invitado del programa presentado por Olivia Newton John. El aval para participar más tarde como actor secundario en una serie para la BBC.


    Sin embargo, lo que cambió su vida fue el descubrimiento en Sydney de las antigüedades. De la primera tienda, pasó a regentar una cadena y se ganó pronto el respeto de la profesión. Cuando regresa a Europa por la enfermedad de su madre, recorre el continente hasta instalarse en Barcelona. Desde la calle Pelayo, muy cerca de Las Ramblas, da forma a sus sueños gracias a casi una veintena de magníficas colecciones de artes decorativas de finales del XIX y principios del XX. Cerca de 2.500 piezas que abarcan desde los vidrios de Gallé, René Lalique hasta bronces, pinturas, muñecas, autómatas o criselefantinas.


    En 1992, Manuel Ramos Andrade regresa a su tierra para donar sus colecciones a “la comunidad de Salamanca”. Ningún lugar como la Casa Lis para resguardar el legado de todo un siglo en Europa. El legado también de toda una vida. La de Don Manuel. Continente y contenido encajaron como un guante. La colección no sería la misma sin la Casa Lis, pero las vidrieras y rejerías del palacete modernista se han fundido como una carne con las colecciones modernistas. El escaparate para ver y ser visto. Ver lo mucho que atesora este museo y ser visto porque es un reclamo sin parangón para recomendar una visita siempre obligada a Salamanca.


    La Casa Lis, capaz de inspirar a Francisco Ayala en “El Jardín de las Delicias”, es más hija de la imaginación que de la realidad. La vida de Manuel Ramos Andrade, fallecido en 1998, también lo es. Quince años después de su apertura, el Museo aún no ha descubierto su techo. Casi dos millones de personas han disfrutado de su colección permanente y de exposiciones temporales como los grabados de Durero, las pinturas de Joaquín Sorolla y Beltran Masses o la magia del Alphonse Mucha devolviendo a la vida a la diva de la escena Sarah Bernhardt. 


   Tanto éxito repetido ha respetado la voluntad de su mecenas: Destinar una parte de los ingresos a las becas de estudio y ayudas a la tercera edad de su localidad natal. “Mi idea –decía Ramos Andrade- es ayudar a mi pueblo para que no desaparezca; a los niños, porque son el futuro, y a los viejos, que son como un libro abierto de sabiduría”.
   

   Y en Navasfrías (Salamanca) nunca más se ha vuelto a ver a ningún muchacho buscando papeles usados tras la tapia del colegio. Gracias, Don Manuel.
 

Imagen de jMoreta

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.