Con Peter Matthiessen (y 4)

-En 1956 recorrió los parques nacionales de Estados Unidos con un coche, un saco de dormir, algunos libros ...!y una pistola! Narra ese viaje en "Wildlife in America". ¿Cómo nació ese proyecto? ¿Tuvo algún contacto con la llamada generación "beat"?

 -Pasé una velada bebiendo con Jack Kerouac, y Allen Ginsberg es buen amigo mío, pero en aquella época no los conocía aún. En cuanto al proyecto en sí, yo era -y soy todavía- un entusiasta de la ornitología (y Matthiessen muestra el manual sobre aves de Europa que tiene sobre la mesa). Quería visitar los espacios naturales de mi país. Ahora estoy muy satisfecho de haberlo hecho, porque muchas de aquellas aves ya resultan difíciles de ver.

 -Usted era ecologista, en el sentido más amplio, años antes de que esta palabra se  utilizara de manera coloquial. Hace unos días releí su introducción a "Thinking Green" el libro que recoge escritos de Petra Kelly y que publicó Parallax Press en California. ¿Qué opina de la ecología como opción política real?

 -Creo en ella, aunque tengo mis diferencias con lo que podríamos denominar "fundamentalismo verde". Pienso que muy pronto dejará de ser una opción política alternativa porque nadie podrá ignorar sus postulados. No tendremos otra opción, sea cual sea el partido en el poder. Las decisiones que nuestro gobierno adopte durante los dos próximos años -sobre la gestión del agua, por ejemplo- tendrán una incidencia decisiva el el futuro immediato, mucho mayor que las anteriores. Me gustaría que existiera un partido verde organizado en Estados Unidos.

 -Entiendo que su visión conservacionista es globalizadora.

 -Desde luego. Causamos problemas terribles cuando separamos al hombre de su ámbito natural para, por ejemplo, salvaguardar ciertas especies o entornos naturales. Tampoco se pueden desvincular la injusticia social y la ecología. Si la situación del ser humano se degrada, también repercute en el medio natural. Es el caso de Nepal, donde coinciden la deforestación, la contaminación de las aguas, el tarbajo infantil... Y no sucede sólo allí: también en Estados Unidos, que es un país rico. Tenemos barrios miserables, insalubres, cada vez más contaminados, y no podemos esperar que sean sus habitantes quienes se ocupen de remediarlo. !Bastante atareados están con su propia supervivencia inmediata! O el caso de Africa: a veces pensamos "!Qué suerte tienen  con sus espléndidos parques naturales!". Pero sólo un puñado de africanos, los muy ricos, disfrutan de ellos. Para la inmensa mayoría los elefantes suponen una amenaza para sus cultivos, los leopardos, un peligro para sus hijos y su ganado...Sólo un porcentaje muy pequeño de africanos ha visto un león.

Y es que tenemos grandes ideas pero somo incapaces de prever sus consecuencias. Pensemos en los indios norteamericanos. Cualquier reserva exhibe docenas de automóviles cerca de las casas que provocan comentarios como: "Mira esos indios, viven como cerdos, rodeados de chatarra". Ignoran que los indios necesitan las piezas de una docena de coches viejos para conseguir uno que funcione. Además, ¿quién pagará la grúa que se lleve la chatarra? No tienen dinero y quienes sí lo tienen no comprenden la situación. Bueno, creo que me estoy lanzando...

 -De ninguna manera, aunque un entrevistador del "New York Times" lo definió como uno de los últimos "angry liberals" (3). Un expresión que aquí suena bastante extraña...

 -En inglés "liberal" es una palabra engañosa, que para mí denota mucha debilidad. Los liberales suelen mostrar nobles impulsos humanitarios...siempre que no les duelan las consecuencias. Prefiero definirme como "radical", aunque la palabra tiene asociaciones que tampoco me satisfacen. No sé. Respecto a lo de "angry", no me considero particularmente "enfadado", aunque sí me gusta estar...en guardia (risas).

 -Para terminar, ¿en qué trabaja en la actualidad?

 -Principalmente en dos proyectos: una novela en tres partes (la primera ya publicada fue "Killing Mr. Watson), ambientada en los Everglades y que incorpora muchos elementos relacionados con el medio ambiente, como la destrucción de los ecosistemas pantanosos de Florida, y un libro sobre las grullas de las que sólo quedan quince especies, la mayor parte en peligro de extinción debido a que necesitan mucho espacio, aire limpio, agua limpia...Son un símbolo; y también muy hermosas, enormes...Será un libro sobre la naturaleza y hasta cierto punto, espero, un libro zen.

(1) Shunryu Suzuki: "Mente zen, mente de principiante", Ediciones Troquel, 1994.

 (2) La entrevista es anterior al fallecimiento de Allen Ginsberg.

 (3) "Angry liberal", literalmente liberal enojado o indignado.

 (4) Se refiere a la ya mencionada "País de Sombras" y a "The birds of Heaven. Travels with cranes".


Imagen de aPadrol

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.