Clasificado en:

Utrera, lugar de reunión de los ejércitos cristianos

Según he sabido, la poco mencionada Utrera es una de las ciudades más importantes de la provincia de Sevilla, por su riqueza, por su pasado y por su patrimonio. Según una crónica de Alfonso XI, era costumbre que Utrera fuese el lugar de reunión de los ejércitos cristianos. Desde aquí se entraba a tierras del Islam, al otro lado de la frontera. Con esta idea de frontera llegamos a esta ciudad que se aleja del término “pueblo” a pesar de sus 50.665 habitantes.

Son aproximadamente las cinco de la tarde y el centro permanece desierto, ¿será por la famosa siesta? No disponemos de mapa que nos sitúe lo que venimos a ver y la Oficina de Turismo está cerrada desde la 13:30, así que con el guión improvisado de lo que no nos debemos perder, intentamos buscar las indicaciones pertinentes. Un agente municipal nos envía a la Casa de la Cultura, eso nos permite acercarnos hasta una casa palacio del siglo XVIII, donde se encuentra instalada la Casa de la Cultura desde 1990. Aquí nos facilitan un mapa poco práctico ya que los símbolos se encuentran mal numerados y falta información de que es cada elemento, pero menos da una piedra.

 

Las vistas desde la Calle Rodrigo Caro, donde nos encontramos, son una invitación para acercarnos hasta la Parroquia de Santa María de la Mesa; una iglesia de estilo gótico edificada en el año 1401 y reformada posteriormente en el año 1.600. Os asombrarán sus extraordinarias proporciones y su esbelta torre que data del siglo XVI, obra del arquitecto Hernán Ruiz. Atentos al coro compuesto de 26 asientos bajos y 35 altos, obra de 1744 de Felipe del Castillo. La entrada es gratuita y tanto el exterior del edificio como el interior valen la pena, lástima que el horario de visita sea muy reducido.

 

Frente a la Parroquia de Santa María de la Mesa nos encontramos con un magnífico entorno formado por casas solariegas y la Plaza del Porche de Santa María; está separada en dos mitades por una calle, en un lado se encuentra la Estatua de Rodrigo Caro (1573-1647) y en la otra la Peña Flamenca Curro de Utrera. Pero lo que más destaca es la impresionante vista de la Parroquia de Santa María de la Mesa, esto es un auténtico mirador.

 

Lo más cercano que distinguimos en el mapa es el Castillo de Utrera; una vieja fortaleza medieval de origen islámico que estuvo a punto de desaparecer por su estado ruinoso y que ha sido recuperado. Destaca la Torre del Homenaje, la parte mejor conservada, con planta cuadrada y una terraza con hermosas vistas de Utrera y que no os debéis perder. Cuando estuvimos el 11 de junio del 2010, estaban acondicionando los espacios con unos grandes sofás y camas con dosel y mosquiteras, al más puro estilo: chill-out ibicenco.

 

Más por pura intuición que otra cosa nos acercamos a la Parroquia de Santiago El Mayor; un templo de estilo gótico del siglo XIV. Su planta también es de grandes proporciones con una altura considerable, está dividida por pilares y cubierta con una hermosa bóveda con nervaduras. Conserva varias capillas barrocas y neoclásicas y una bonita cúpula sobre el crucero de 1596, obra de Lorenzo de Oviedo. Está llena de detalles interesantes tanto en el exterior como en el interior, os invito a que los disfrutéis. La entrada es gratuita.

 

A su lado se encuentra el Hospital de la Santa Resurrección, fundado en 1514 por Doña Catalina de Perea, viuda de Don Lope Ponce de León, en una casa de su propiedad. Se conservan del edificio original los arcos de medio punto que sujetan columnas de mármol blanco, así como algunos pilares ubicados en el Patio Central, decorado con azulejería con motivos mudéjares y renacentistas. Aunque no pudimos entrar, sabíamos que aquí se encontraban los sepulcros gótico-renacentistas de los Ponce de León que se recomiendan ver.

 

Las callejuelas en cuesta nos llevaron hasta la Plaza de la Constitución; una de las plazas con más encanto de Utrera. En una esquina se puede observar una de las torres del recinto amurallado de época medieval. Está presidida por un monumento a Enrique Montoya, trovador de coplas, nacido en Utrera.

 

A continuación de la Plaza de la Constitución se encuentra la Plaza del Altozano, una plaza llena de terrazas y mucho ambiente donde se reúnen los utreranos a disfrutar de sus dulces. Os recomiendo que probéis los mostachones. En esta plaza es donde se encuentra la Oficina de Turismo de Utrera, en un pequeño quiosco de estilo mudéjar. ¡Sólo abierto por las mañanas!.

 

Aquí mismo se encuentra la Iglesia de San Francisco construida en 1645 para la Orden de los Jesuitas y ocupada en 1797 por Franciscanos. Su única nave está cubierta con bóvedas de cañón y arcos, donde cabe destacar las pinturas de la bóveda de mediados del siglo XVIII, obra del pintor sevillano Juan de Espinal. El Retablo Mayor destaca por su amplio dosel en forma de baldaquino. La entrada es gratuita pero aceptan donativos para la restauración.

 

Justo delante de la Iglesia de San Francisco se encuentra una coqueta travesía que no os debéis perder, se trata de la Calle El Niño Perdido; está ubicada en la antigua judería. Un lugar que os recomiendo descubrir poco a poco, con el tamaño de los pasos de un niño, será un bonito recuerdo para llevaros a casa.

Imagen de aEscriche

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.