Clasificado en:

Mercados del mundo: Burkina Faso

En África la mayoría de poblaciones tienen un pequeño mercado donde se venden productos de uso doméstico como palanganas, fósforos, jabón, sal, harina, carne de vaca, pescado, frutas o calabazas. La mayoría de productos embolsados son pequeñas cantidades para utilizarlas de “una sola vez”; ya que las condiciones de conservación y sobretodo las monedas en el bolsillo, escasean. Es en los mercados más grandes donde los comerciantes que vienen de zonas más alejadas traen consigo productos más “especiales” como pan, azúcar, medicinas y ropa usada.

 

En Burkina Faso, las pequeñas ciudades como Guelwongo, Kokologo, Dendeogo y Boromo, poseen mercados alegres y multicolores. Aquí la oferta y la demanda, los precios, y los productos, no son lo más importante. Prevalece el espíritu ancestral del diálogo humano, el contacto con la gente, la red social a la antigua usanza. Es la mejor oportunidad para enterarse de cualquier noticia o suceso.

En cambio, en la aldea de Gaoua se levanta un mercado diariamente. Su interés radica en que conserva, entre sus habitantes, el antiguo trueque como moneda de pago.

 

Uno de los mercados que más gusta a los forasteros es el mercado de Banfora, donde es posible comprar orugas fritas en alguna de sus paradas. Aunque también venden nuez de cola o una simple bolsa de café ;)

En el Gran Mercado o más conocido, Grand Marché de Bobo Dioulasso -situado en el mismo centro de la ciudad- existen desde el año 1952, 3284 tiendas donde es posible comprar de todo. Desde las famosas telas teñidas conocidas con el nombre de batik, hasta sombreros peul, instrumentos musicales como tambores y balafones, máscaras y tallas de madera, e incluso piezas de oro y bronce.

Ya en la capital, encontramos el Mercado Central de Uagadugú, situado en pleno corazón de la ciudad. Aquí se vende desde comida hasta prendas de vestir, pasando por objetos de artesanía o pequeñas herramientas domésticas. El regateo es la norma de oro, aunque en muchos comercios ya se han acostumbrado a marcar precios más o menos “fijos”.

 

Los mercados en África son bulliciosos, caóticos, y aunque las paradas no lucen el color de los mercados de Asia, las mujeres africanas colorean el paisaje con su presencia y sus vestidos estampados donde la tela no escasea y las miradas de curiosidad tampoco.

Imagen de aEscriche

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.