Clasificado en:

Conociendo a la tribu de los Iban (I parte)

Los Iban constituyen el mayor grupo étnico de la región de Sarawak situada en la isla de Borneo (Malasia). La mayoría viven en casas comunales (las antiguas viviendas tradicionales conocidas con el nombre de longhouse) ubicadas a lo largo de las orillas de los ríos Skrang, Lemanak y Ulu Ai, en sus zonas bajas y con acceso al agua, de ahí se abastecen, pescan y se mueven.

 

Las viviendas son alargadas con un gran espacio y terraza común, para todo el núcleo familiar. El suelo es de cañas de bambú que son cortadas longitudinalmente y dispuestas una al lado de la otra, después cubren el suelo con esteras de paja que ellos mismos tejen. Entrar en este peculiar espacio exalta como mínimo dos sentidos; el olfato ya que huele a “fibra natural”, y el tacto, en este caso de los pies, ya que se debe pisar descalzo por el interior de la longhouse y es muy confortable y agradable.

 

Cada casa comunal está gobernada por un jefe llamado tuai rumah, su opinión es consultada aún hoy, para todos los temas importantes. Antiguamente los ancianos consultaban los auspicios antes del amanecer y si eran favorables, el jefe enviaba a los más jóvenes a las canoas de guerra ¡suerte que ya no!. A pesar de la introducción de la religión cristiana e islámica en la comunidad Iban, aún perdura entre este grupo étnico, el culto a sus héroes míticos y divinidades.

 

Las antiguas creencias de los indígenas de Borneo, como en muchos otros pueblos que habitan en contacto profundo con la Naturaleza, están relacionadas con la idea de que existen espíritus que habitan en todas las cosas: montañas, ríos, árboles, edificios e incluso animales y personas, y que a veces deben ser apaciguados y respetados. De hecho los Iban hacen ofrendas de comida a los espíritus de la tierra cuando construyen la casa comunal.

 

La idea de que el espíritu de una persona reside en cualquier lugar relacionado con su propio ser: el cabello, el sudor, la sombra, su nombre, abarca también los objetos que utiliza. Este concepto es mucho más evidente en tres momentos: cuando se quiere hacer brujería contra una persona, en el momento del entierro donde se utiliza un objeto “representativo” para marcar el lugar del enterramiento y cuando los pesados de turno queremos fotografiarlos; algunos temen que te lleves su espíritu dentro de la cámara. ;)

 

Imagen de aEscriche

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.