Clasificado en:

¿Esto es Calcuta?

Cuando terminé de escribir el libro que ocurría en la capital del estado indio de Bengala occidental, tuve que buscarle un título y me decidí por ¡Esto es Calcuta!, entre signos de admiración, puesto que su protagonista regresaba a esa ciudad donde había vivido en su juventud, despu&

Imagen de aBriongos

Manikaram

Seguía lloviendo en Manikaram. El día estaba transcurriendo sin que ni un asomo de rayo de sol atravesara las nieblas estancadas a ras de suelo y los vahos de agua caliente que surgían del interior de la tierra. Hacía muchas horas, quizá días que llovía y ya corrían rumores por el pueblo. Rumores que hasta nosotros, forasteros, oímos repetidamente en tiendas y chiringuitos: cuando llueve mucho se producen deslizamientos y queda cortada la carretera.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Manikaran (Himachal Pradesh, India)

Por una carretera infernal que recorre a media ladera el angosto valle del Parvati, con unos precipicios imponentes y grandes piedras caídas en mitad del camino, llegamos a Manikaran, un templo sikh o gurdwara, lugar famoso de peregrinación colgado en las estribaciones del Himalaya. Por el camino nos han adelantado bandas de motoristas que lucían turbantes anaranjados y gafas de sol espejeantes, impertérritos a pesar de la lluvia.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Palitana

Palitana era el objetivo del último viaje a la India aunque antes pensábamos recorrer varios estados y visitar muchas ciudades. Desde hacía años una foto publicada en una revista nos había hecho soñar. Todos esos templos alineados en la cima de una montaña eran, con sus torres puntiagudas, como la cresta de una gran iguana dormitando bajo la luz rosada del amanecer. ¿Cómo sería en la realidad?

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Viaje a Mashad con Jamileh

Llevaba ya unos días en Isfahan, mi ciudad preferida de Irán, deambulando por sus calles o demorándome en la gran plaza, de charla con mis numerosos amigos y conocidos. Esta vez quería seguir viaje hacia Mashad y ya había comprado en Teherán el billete de Iran Air, una compañía seria, para trasladarme a aquella ciudad del extremo nororiental del país, casi en la frontera con Afganistán.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Viaje a Irán

26-27 de septiembre, viernes, salgo hacia Teherán vía Estambul con Turkish Airlines. Llego de madrugada, sábado ya, y me está esperando el Sr.
Alizadeh, como me había dicho Nahid, con un letrero en persa que decía:

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Imágenes de Isfahan, la bella

Deambulo por las callejuelas del bazar cubierto de Isfahan, llevo unas horas felizmente perdida y sin intención de encontrar, simplemente paseo y miro. Actividad por doquier, carretas y bicicletas me pasan rozando. Con el chador negro sujeto entre los dientes una mujer, que necesita sus dos manos para llevar las bolsas, se bambolea con su silueta acampanada. De pronto empieza el canto del muecín que invade el ambiente y apaga el barullo de voces, será ya la una menos cuarto, pienso.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

De peregrinación a Manikaran (Himachal Pradesh, India)

           Por una carretera infernal que recorre a media ladera el angosto valle del Parvati, con unos precipicios imponentes y grandes piedras caídas en mitad del camino, llegamos a Manikaran, un templo sikh o gurdwara, lugar famoso de peregrinación colgado en las estribaciones del Himalaya. Por el camino nos han adelantado bandas de motoristas que lucían turbantes anaranjados y gafas de sol espejeantes aunque estaba lloviendo.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

1968-2008, cuarenta años de vida viajera.

Dicen del ser humano que está dotado de una curiosidad sin límite y de un espíritu aventurero que le empujan a salir de su entorno más conocido, de su refugio seguro, para ir a la búsqueda de otros mundos.

Imagen de aBriongos
Distribuir contenido Suscribirse a Cuaderno de aBriongos