Clasificado en:

Egipto

27-11-2001

El Aeropuerto de Luxor está cubierto por lonetas en forma de pirámides. Llegada oscura como en todos los países árabes.

 Templos de Karnak dios Ra y la diosa Nut, vaca y carnero respectivamente. Cada faraón tenía que construir uno. A la entrada se suceden figuritas de ellos. Es aquí donde está construido lo más reciente. Aquí está el primer conejo pintado, símbolos de la llave de la vida con una explicación religiosa (órganos sexuales masculino y femenino) y política (bajo y alto Egipto), y representaciones de la flor de loto y papiro, así como el escarabajo Es impresionante la sala de las columnas y las estatuas de los faraones. Hemos visto allí amanecer.

Templo de Luxor: con varios monolitos, nos han explicado como los levantaban con un sistema de rampas y arena. Un montón de grabaciones en la piedra de perfiles y otros símbolos. También restos de presencia francesa e inglesa con, incluso, un pie colocado al revés.

Somos ahora personajes de Vacaciones en el mar a los que nos han dado de desayunar (con el delicioso feta y las aceitunas), comer, cenar, té con pastas, fruta a la habitación, cóctel de bienvenida con ridículo baile al son de la música egipcia y arrastrando un sueño galopante.

28-11-2001

El barco navegando, las palmeras, los pescadores en sus barquitas (muy bueno los vendedores acercándose al barco y tirando las chilabas para ver si las comprábamos, me pregunto como lanzarían luego el dinero), los poblados de casas a medio hacer (nos han explicado que según van ahorrando van haciendo sus casas, no hay que pagar impuestos para construir), los campos de hierva y las dunas, los niños jugando al fútbol en las orillas, el calor, la piscina, la lectura sobre las hamacas, la música a todo volumen. Vimos Edfú y Kom Ombo. El templo de Edfú se conserva casi entero, menos los huecos que dejaron para escribir los nombres de los faraones. El de Kom Ombo conserva algunas escenas grabadas en la roca como una mujer dando a luz de cuclillas, un pene enorme al lado de un conejo, diversos utensilios medicinales y hasta un resto de madera con la que unían las piedras con las que está hecho el templo. El templo de Kom Ombo lo visitamos de noche; iluminado en horas de desayuno para los seguidores del Ramadán. Afuera en los dos nos esperan los depredadores de turistas. Y los turistas siendo engañados en todo tipo de estafas: compras en los sitios mejores, 20 % de descuento, adulaciones de los camareros muy amables y simpáticos, excursiones a precio de oro... etc Formamos un grupo curioso los que vamos con Echad, que parece ser todos tenemos algo que ver con el ámbito turístico. Así tenemos: a los catalanes con Garrido y Guillermo y sus correspondientes familias. Garrido es un tipo gordito y bonachón que sigue las instrucciones de su hija y querida. Luego están la pareja de moteros con Chema a la cabeza; los dos mañicos; el gracioso de turno con su mujer de pelo corto; un gordinflón y su hijita... Nada que ver con nosotros, sinceramente nos sentimos fuera del grupo.

29-11-2001

Llegamos a Aswan, la ciudad del sur. Las comidas no están mal, son todas tipo buffet y se puede escoger entre una variedad de verduras, pastas, arroces, carnes, pescados, panes y un delicioso desayuno, lo mejor. El mercado, muy parecido a otros vistos en África, todo variedad, todo color, todo gritos... Demasiado agobiante: palomas, niños, viejos, burros, mujeres gallinas. El obelisco inacabado impresionante sacado de la roca. La presa, una presa. Tienda de joyería y palacete de perfume donde al menos los hemos podido sacar un café turco. Ismael nos sorprende en la cama haciendo figuritas con las servilletas.

 30-11-2001

 El Cairo es una ciudad superpoblada aunque se ven más coches y edificios altos que personas por la calle. Éstas están en los interiores con su Ramadán. El Swishotel es un hotelazo a las afueras del Cairo con un impresionante desayuno incluido: cereales, salado, dulce, zumos, cafés. La zona de Heliopolis es una zona más o menos residencial de las afueras donde también encienden las luces y se lanzan a comer cuando se esconde el sol. El Khalili es el mercado, el centro de la ciudad, abierto 24 horas al día, donde se regatea y se regatea y donde se come pollo (más bien gallina a la plancha) con panes planos. Miles de taxis.

 1-12-2001

Pirámides. A pesar del viento nos pudimos acercar a la base de la pirámide de Keops que era casi tan alta como yo. Desde allí contacté con España. Es gigantesca y desde lejos se ve lisa, pero es escalonada debido a que ha perdido el recubrimiento calcáreo que tenia. En la de Kefrén entramos, subir y bajar por dos pasillos estrechos y calor. Desde la de Mikerinos fuimos a ver la Esfinge, impresiona, la de los libros, la de las postales, la auténtica. Nos llevaron a una fábrica de papyros y nos explicaron la técnica. Pusimos muy contento al chófer que le pagamos 150 libras si nos llevaba a Sakkara. Templo de columnas y otro más pequeño con muchos relieves y pinturas (algunos con color) en el interior. La pirámide escalonada y vistas de las Pirámides de Guiza con el cielo nubloso. A las 3 aquí cierran todo. Cenamos en el FaelFel, restaurante conocido por los guiris, caro.

2-12-2001

 Museo de El Cairo. Momias, no vale la pena. 1000 pelas para ver esqueletos. Tesoro de Tutankhamon, detalles de dibujitos de colores en cajas, bisutería y sarcófago. Máscara funeraria, la de los libros. Se morían con todo lo que habían usado en vida. Creían en el más allá.

 La Ciudadela. Bonita panorámica de El Cairo y mezquita luminosa y coloreada a la que entramos descalzos. Los ruidos de El Cairo son continuos 24 horas en el mes del Ramadán. Nos sorprende ver por esta causa a la gente esperando para comer en la plaza. Muy curiosos, curiosísimo ver cómo una furgoneta se acerca a las 17:15 a dar de comer a nuestro taxista. Jordi es un listillo del país que ha montado una tiendecilla de nada, que tiene un niño muy rico en la puerta y que a precios baratos vende sin regatear a españoles que se dejan engatusar por la aparente sinceridad. Nos invitó a té en uno de los sitios más caros de Al-Khalili.

 En el Hotel, con espuma que preparó Carlitos y relax viendo la tele con canales extranjeros. Desayuno en el hotel como siempre monumental. Desagradable fue que no nos dejaran a las mujeres entrar en la mezquita  (al menos vimos la de Alabastro en la Ciudadela).

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.