Clasificado en:

Europa en tren.

 

Diario de viaje:

Norte de Europa en tren.

 

 

Relato mi experiencia vivida con mi ahijado-sobrino Nicolás. Durante un poco más de un mes recorrimos caminos del norte de Europa, un poco buscando raíces.

De mi parte era volver a andar por lugares conocidos pero que me apetecía recorrerlos con el bagaje de algunos años más puestos sobre mi persona, y ya sabemos que todo cambia con la edad.

En cuanto a Nicolás era su primera exploración por el Viejo Mundo, él lo observaría con ojos de un chaval de 20 años.

Esta experiencia es parte de un año de estancia en Europa, promesa que yo le había hecho cuando cumpliría su mayoría de edad. Bien, aquella promesa se había hecho hace 20 años y el momento de llevarla a cabo había llegado.

Por tanto, Tío y Sobrino, después de compartir un tiempo en Barcelona, ciudad donde resido desde hace dos décadas, donde Nicolás hizo amigos, compartió tiempos con los scouts, se empleó como camarero en un restaurante y durante el verano nos hicimos el Camino a Santiago en bicicleta (existe otro diario al respeto), llegó el momento de empezar el soñado viaje por Europa.

Por dónde empezar? ... Cuando se es jóven todo se quiere ver, pero había que seleccionar, Europa da para mucho y no todo lo podemos hacer en un par de meses.-

Mi idea fue tomar un avión a Estocolmo (Suecia) y comenzar en aquel punto. Por tanto un vuelo (low cost) nos lleva el día 18 de diciembre del 2006, muy temprano, salimos de casa en Barcelona y empezamos con mal pié: perdemos el autobús que nos llevaría al aeropuerto de Gerona para tomar el avión.

Hay que decidir qué hacer! Después de intentarlo por medio del tren, me vuelco por la acción más segura, rápida y cara: un taxi a Gerona que nos cobra 120€, o sea dos veces lo que me había costado el vuelo.-

Una vez con los cinturones atados, era como sentirnos seguros y que ya estábamos en la ruta.

Aterrizamos en Estockolmo, mediodía y un sol que no se sabía si salía o entraba. Pasamos controles y todo normal y rápido, nuestras mochilas estaban en nuestro poder. Paso siguiente ir a la ciudad en un autobús, compramos los billetes y vaya qué sorpresa, nos proponen que si dejamos el siguiente autobús y nos subimos al que saldrá dentro de unos 40 minutos el viaje nos saldrá gratis. Aceptamos! no estábamos en Suecia por negocios! Hicimos tiempo tomando un café con un obrero de la construcción que amablemente nos invitó, no pudimos entendernos mucho con la comunicación porque su inglés era algo primario, pero pudimos hablar del clima nórdico (de qué otra cosa si no?) ... y observar como a las 16hs. el sol iba desapareciendo.

 

El autobús nos dejó en la estación central, desde allí caminamos hasta el albergue "Zinkensdamm"(Zinkensväg, 20 Södermalm-tel:08/612 81 00; www.zinkensdamm.se ) donde había hecho la reserva previamente. El camino era largo pero valía la pena por los lugares donde debíamos pasar, o sea la parte antigua de Estockolmo.

En el "Zinkensdamm" nos dan una habitación con cuatro camas para nosotros dos. Buena manera de empezar! Exelente confort, buena calefacción, y una cocina donde podíamos cocinar nuestras ocurrencias.

19/XII/06 Stockolmo.

Suecia en la red

www.cityguide.se (guia de actos culturales y ocio)

www.sunet.se (información regional9

www.sverineturism.se (información eneral en inglés)

www.stfturist.se (albergues)

 Suecia

Desayuno en albergue "Zinkensdamm" y salimos a la aventura de andar por la ciudad caminamos hasta el transbordador y nos acercamos a Skansen, gran museo al aire libre que recorremos en un entorno natural que pese al intenso frío y algo de nieve nos gusta. Desde Skansen tenemos buenas vista de la ciudad. Allí pude apreciar dos animales que nunca había visto: renos y arces.

Estocolmo parece ser la ciudad más bella de Suecia, construida sobre catorce pequeñas islas donde se erigieron las fortificaciones en el 1255, a partir de las cuales evolucionó la ciudad actual. Por tanto es una ciudad con mucha agua y puentes.

Durante dos días caminamos sobre todo, su viejo casco urbano, encantador, más si unimos las fechas en las que estamos, la Navidad, concede una magia especial y en escandinavia debo decir, es un tema que se mantiene bastante tradicional. El Gamla Stan o Estocolmo Antiguo comprende tres islas y es un revoltijo de construcciones renacentistas de los siglos XVII y XVIII, estrechísimos callejones medievales y caserones altos y oscuros cuyos portales todavía conservan el escudo de armas de los acaudalados comerciantes que una vez los ocuparon.

En mi caso había visitado Estocolmo en un invierno del 1981, donde practicaba el turismo de "Interail", allí con 25 años menos. (Lo recuerdo como frío, caro y flipé con el museo de ballet y el de tejanos)

Nuestro propósito era tener un concepto general sobre cada lugar en que íbamos a visitar, por tanto, durante el desayuno pusimos las guías sobre la mesa y planificamos lo que queríamos ver. Nos interesaba el museo al aire libre de Skansen, por ejemplo.

Cena en el albergue donde demostramos nuestro arte culinario.-

Desde aquí se puede viajar en transbordador hacia Finlandia, en cierto momento se me cruzó la idea de dirigirnos hacia el norte, pero pensándolo bien, cuando donde estábamos a las tres de la tarde ya era de noche,para qué dirigirnos hacia donde hay más oscuridad. Por tanto pusimos rumbo al sur, Götemburg -sonaba bien, famosa ciudad por su shopping en época de navidad, además estaríamos en camino hacia Dinamarca que era donde nos apetecía explorar con más detenimiento.-

 

http://www.youtube.com/watch?v=yn7DQMx35JE

 Este diario continua en Europa en Tren II

 

:

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado.
CAPTCHA
La siguiente pregunta es para prevenir el spam automático en los envíos.
Image CAPTCHA
Copy the characters (respecting upper/lower case) from the image.