Imagen de aBriongos

Ana M. Briongos

Pasión viajera

Los caminos del mundo son una escuela donde se templa el espíritu y se afianza la tolerancia y la solidaridad. Se aprende a dar y a recibir, a mantener las puertas abiertas de la casa y del espíritu, y sobre todo a compartir. Se aprende a disfrutar de lo poco, a valorar lo que se tiene, a ser feliz en la austeridad y a festejar la abundancia. Se aprende a escuchar y a observar y se aprende también a querer (Ana Mª Briongos, Negro sobre negro. Irán cuadernos de viaje, pág. 16, Laertes ediciones)

 
  • Participa en el blog desde hace
    10 años 22 semanas