Rapa, la vida en el paraíso (II)

  ¿Qué que tiene la isla de Rapa de extraordinario? Algo tan simple como que allí la vida es otra cosa. Otra filosofía. Se trata simplemente de vivir el día a día con la máxima intensidad pero sin sofisticaciones, al ritmo de la naturaleza. Sin preocupaciones. Sin pensar en el futuro. Sin más obligaciones que las que uno mismo se marca.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

97. Fairbanks: Ovnis a Alaska

Hello?

La veu a l’altra banda del telèfon és d’una persona gran. I l’accent, evidentment hispà.

Buenos dias. ¿Habla español? –pregunto tot i que sé que la resposta és afirmativa.

Pues claro que sí. ¿Quién es?

En Carlos Palavecino és argentí, i segons una notícia d’un diari que vaig veure al museu de l’aviació del Pioneer Park, porta vivint a Fairbanks des de l’any 1973. La notícia on sortia era al costat de la seva creació, la que li havia merescut ser mencionat entre els pioners de l’aviació d’Alaska: el primer ovni d’Alaska.

Alaska Flying Saucer, Jordi Canal-Soler, Carlos Palavecino

Imagen de jcanal
Clasificado en:

Sumilliers de la tierra

En un artículo anterior hablé de los geófagos, los comedores de tierra. Permítanme ahora presentarles a los glitívoros, los sumilliers en cuanto al firme se refiere.

Imagen de dFernandez-Castro

Historia de dos ciudades (entre San Sulpicio y Hawksmoor) (Aruite 4)(*)

Fortaleza que me llamó desde el cruce de St. Germain y Condé: sus torres se iluminaron después de que se abriera una brecha en el cielo del sudoeste. Yo venía derivando en pos de una idea tan imprecisa como los charcos que estuve sorteando en el Memorial de los mártires de la deportación, en el extremo este de la Isla de la Cité. Atravesé el puente del Arzobispado y su herrumbrosa floración de candados que prometen amor eterno (tomé conciencia de ellos en el puente de San Pablo, en Cuenca).

Imagen de aBarbera

La otra Ruta 66: La Old Spanish Trail o el viaje de las 7 preguntas

La iconografía motorizada estadounidense ha construido la leyenda de la Ruta 66, carretera abierta en 1926 que conectaba Chicago con Santa Mónica a lo largo de 3940 kilómetros. La vía sirvió para llevar inmigrantes al oeste durante la Gran Depresión y se hizo famosa gracias a un blues de finales de los cuarenta y a una serie de televisión en los sesenta. Había nacido el mito de la recta interminable.

Imagen de mSilvestre

Ligustro en el Campo Sud (o La reticencia del remisero)

 El chico observaba al oso durante horas desde el cerco de ligustro. La escena sucede en Adrogué, al sur de Capital Federal. Un recuerdo de infancia de Emilio Renzi -alter ego de Ricardo Piglia- que se cuela en la página 46 de Camino de Ida, su nueva novela. (En este preciso instante, 18h47 del sábado 7 de diciembre, acabo de alcanzar la página 121.

Imagen de aBarbera
Clasificado en:

96. Fairbanks: Pilots i altres aventurers d’Alaska

L’edifici del Pioneer Air Museum al Pioneer Park de Fairbanks es va construir el 1967, com la resta d’edificis del parc, per a l’exposició per a celebrar el centenari de la compra d’Alaska als russos. El pavelló on es troba el museu és rodó a la base però amb una cúpula pentagonal daurada que, tot i que va ser dissenyada per a semblar una palleta d’or gegant, per fora recorda més a un rusc d’abelles. El veritable tresor del museu, però, s’amaga a l’interior, on s’acumulen avions, motors i tota mena d’articles relacionats amb el món de l’aviació a Alaska.

Carl Ben Eielson, Fairbanks, Alaska, Jordi Canal-Soler

Imagen de jcanal

En el corazón de las tinieblas (3): El chulo de las musas de Kinshasa

En 1960 la red de carreteras del Congo era de 140.000 kilómetros; veinte años después apenas sumaba 20.000 por la nefasta gestión de mandatarios como el corrupto Mobutu. Durante su mandato, el dólar pasó de tener paridad con el zaire, la moneda nacional, a pagarse a más de 4.000.000 de zaires.

Imagen de jMoreta
Clasificado en:

95. Fairbanks: Pioneer Park

M’arribo caminant fins al Pioneer Park, l’altra gran atracció de la ciutat a part del campus universitari. Per a arribar-hi passo per diferents carrers secundaris, plens de cases ajardinades, d’una sola planta, que sembla que pertanyin a un poble i no pas a una gran ciutat. D’alguna manera, Fairbanks ha aconseguit mantenir l’aparença d’un poble amb la grandària d’una ciutat. Ha hagut de fer-hi algun sacrifici, és clar, com per exemple la nul·la existència d’un centre aglutinador de la ciutat a part de la Golden Heart Plaza. És com si la ciutat estigués difuminada, sense saber ben bé quan acaba el municipi i quan comença la natura.

Pioneer Park, Jordi Canal-Soler, Alaska, Fairbanks

Imagen de jcanal

Rapa: la vida en el paraíso (1)

 Ha sido el descubrimiento de mi vida, la isla soñada. Imaginaos una isla pequeña y muy verde, habitada por gentes morenas, fuertes y sanas, de sonrisa perenne y alegría a flor de piel. Una isla donde los días transcurren felices y sin prisas, entre pescas submarina o con anzuelo, cacerías de toros o de cabras en las montañas, exploraciones de ruinas de piedra olvidadas en las crestas volcánicas, y el alegre parloteo con uno y con otro sin más motivo que la broma y la risa.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a