"La isla de los muertos" Tercer relato finalista del concurso Altaïr Madrid Renfe InterRail

Encima de la mesa de información de RENFE, se amontonaban decenas de folletos de InterRail. Aquella mañana lluviosa me dirigí como un autómata hasta la estación de tren, huyendo de mi propio destino. Después de encajar el desengaño más grande de toda mi vida, estaba dispuesto a lanzarme en cualquier dirección del mundo con tal de olvidarla... Calado hasta los huesos, me planté frente al mostrador. En un arrebato de locura, hice el juramento de ir al primer destino que saliera, cogiendo un folleto al azar.

Clasificado en:

"Lidiando con un tren": Relato finalista del concurso Altaïr Madrid Renfe InterRail

Encima de la mesa de información de RENFE se amontonaban decenas de folletos de InterRail y cogí el más cercano a mi posición. Acababa de salir de una depresión profundísima y lo que más feliz me hacía en ese momento era viajar en tren, independientemente de lo que me deparara el destino.

Recuerdos de un amor francés

 08:00, martes, estación de Montparnasse, París. Una neblina cubre las calles de París. Corriendo en la estación entra una joven con el pelo recogido en un moño, envuelta en un abrigo verde con flores y unos labios de un rojo intenso. Los tacones de unos brillantes zapatos negros, la hacen tambalearse mientras busca a alguien entre la gente. Su mirada se para en un hombre que toma un café humeante y lee el periódico sentado en uno de los bancos más alejados de la entrada.

El color de Turquía

 

Hacía un calor sofocante. Las contraventanas de la habitación estaban ajustadas y no pasaba ni una pizca de aire entre las rendijas. Tumbada en la cama y con un vaso de té helado, miraba cómo giraban lentamente las aspas del ventilador que colgaba del techo. Mientras estaba inmersa en mis pensamientos, la puerta se abrió de golpe.

Clasificado en:

Para matar, mejor en tren

No hay nada que me guste más que matar en tren. No hay otro lugar igual. Variedad, movimiento, paisaje y, sobre todo, glamour. Mencionas al Orient Express y aparece un torrente de ideas evocadoras y sugerentes para matar. Asesinar viajando produce mucho más placer pero exige mucha más constancia y profesionalidad. Por eso elegí el tren para acabar con Tirso Cruz. O, más bien, lo eligió él.
 
Era un encargo, claro, como siempre. Pero yo soy de esos a los que les gusta hacer las cosas bien.
Clasificado en:

Ni aquí ni allá, los dos.

Escasos meses atrás me encontraba por Asia, más precisamente por Burma, Myanmar o Birmania, como se la quiera llamar. Su gente es igualmente bella, independiente del nombre que le pongan.

La sombra de Berlín

- Buenas tardes, bienvenido a Berlín señor…eh, señor...

No dejé que terminara la frase, se podía notar lo difícil que le resultaba pronunciar mi nombre, así que antes de que entrara en pánico, decidí adelantarme.

- Señor fulanito, soy yo , –dije mientras lo saludaba.

Clasificado en:

Una cita con el destino

 

Tumbada sobre la cama de este viejo hotel miré al techo. Estoy caminando en mi mente entre recuerdos y emociones de este largo viaje que me ha traído hasta Roma.

Clasificado en:

El viaje de mi vida

Cristina  con 23 años y procedente del sur de España llevaba todo un año esperando este momento. Desde que pisó tierras británicas para aprender algo de inglés antes de comenzar la universidad. Su pronta partida le trae agradable recuerdos...

Clasificado en:

Tragicomedia

Un sábado cualquiera del mes de Junio del 2034.

Es curioso, tantos canales de televisión para elegir y ninguno que valga la pena.

Salgo al balcón y enciendo un cigarrillo liado con esmero.

Ante mí se alza la imponente Barcelona, calles y más calles en constante ebullición de vida y entusiasmo que se abren a una nueva noche de romances y tragedias.