Rapa, la vida en el paraíso (III)

            La primera vez que estuve en la isla de Rapa coincidió con la guerra de Bosnia. Los servios mataron dos cascos azules franceses y secuestraron otros 200. Y como los rapas hacen el servicio militar francés, resultó que en aquel momento había cuatro rapas voluntarios como cascos azules en Bosnia. Durante unos días se vivió con el temor de que alguno de ellos estuviera entre los secuestrados. Pero el mundo es muy, muy pequeño.

Imagen de jBartroli

Rapa, la vida en el paraíso (II)

  ¿Qué que tiene la isla de Rapa de extraordinario? Algo tan simple como que allí la vida es otra cosa. Otra filosofía. Se trata simplemente de vivir el día a día con la máxima intensidad pero sin sofisticaciones, al ritmo de la naturaleza. Sin preocupaciones. Sin pensar en el futuro. Sin más obligaciones que las que uno mismo se marca.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (y 5)

¿Y la isla del tesoro? También está: es la isla del Coco, a 550 kms. de la costa del Pacífico de Costa Rica, declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Parece ser que en ella se inspiró R.L. Stevenson para escribir su novela. Judith dice que está deshabitada, pero no es realmente así, pues hay guardias forestales y voluntarios que se turnan cada dos meses, y no para buscar el tesoro, sino precisamente para protegerla de los cazatesoros y de los pescadores ilegales.

Imagen de JordiMiro
Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (3)

La más poblada de las 50 de la lista, la mayoría en el Pacífico, es la de Brava (Cabo Verde), con 6.804 habitantes, lo que da idea del tipo de islas que nos ocupa y para mí, ya menos interesante. Prefiero las pequeñas, poco habitadas y poco conocidas.

Imagen de JordiMiro
Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (1)

La frase no es mía, es de Judith Schalansky, la autora del  “Atlas of Remote Islands” (Penguin Books, 2010). Pero lo que más me ha llamado la atención es su subtítulo: “Fifty Islands I have never set foot on and never will” Pues ya somos dos, pensé al momento, en un alarde de realismo, que no de pesimismo.

Imagen de JordiMiro
Distribuir contenido Suscribirse a paraíso