Rutas del mundo (II): La Ruta del Incienso

          En el desierto del Dhofar, al sur de Omán, crece un árbol único. Los científicos lo llaman Boswellis sancti. Al cortar una incisión en la corteza, brotan unas lágrimas translúcidas, amarillas o rojas que, tocadas por el sol, brillan como el oro. En el mercado de Salalah, una mujer negra, generosa en carnes y en risas, las vendía.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Ciudades perdidas: Iram, la Ciudad de Bronce (1)

"Así encontraron cuatro distintos zocos cuyas tiendas estaban llenas de riquezas. Pasaron de largo y se dirigieron al mercado de los tejidos: estaba repleto de sedas, brocados y telas de todos los colores bordados en oro rojo y blanca plata; pero sus dueños estaban muertos y yacían tumbados en pedazos de cuero: parecía que estaban a punto de hablar..." ("Las Mil y una Noches", noche 574: "Historia de la Ciudad de Bronce").

Imagen de JordiMiro

El planeta hospitalario (II): Honor beduino

          Si hay alguna hospitalidad paradigmática, esa es la de los beduinos. T. E.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a Oman