Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (y 5)

¿Y la isla del tesoro? También está: es la isla del Coco, a 550 kms. de la costa del Pacífico de Costa Rica, declarada patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Parece ser que en ella se inspiró R.L. Stevenson para escribir su novela. Judith dice que está deshabitada, pero no es realmente así, pues hay guardias forestales y voluntarios que se turnan cada dos meses, y no para buscar el tesoro, sino precisamente para protegerla de los cazatesoros y de los pescadores ilegales.

Imagen de JordiMiro
Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (3)

La más poblada de las 50 de la lista, la mayoría en el Pacífico, es la de Brava (Cabo Verde), con 6.804 habitantes, lo que da idea del tipo de islas que nos ocupa y para mí, ya menos interesante. Prefiero las pequeñas, poco habitadas y poco conocidas.

Imagen de JordiMiro
Clasificado en:

El paraíso es una isla, por lo tanto es el infierno (1)

La frase no es mía, es de Judith Schalansky, la autora del  “Atlas of Remote Islands” (Penguin Books, 2010). Pero lo que más me ha llamado la atención es su subtítulo: “Fifty Islands I have never set foot on and never will” Pues ya somos dos, pensé al momento, en un alarde de realismo, que no de pesimismo.

Imagen de JordiMiro
Clasificado en:

El islote de Perejil

El islote de Perejil
Clasificado en:

El peñón de Alhucemas. Enfrente, el Club Med

El peñón de Alhucemas. Enfrente, el Club Med
Clasificado en:

Los islotes de Tierra y de Mar

Los islotes de Tierra y de Mar
Clasificado en:

Dumaguete (Isla de Negros): Escalopas, buceo y gente poco trivial

Dumaguete no tiene nada en especial, nada que no sea superado por los muchos enclaves turísticos de Filipinas. Ni siquiera el buceo en la vecina isla de Apo, la razón principal por la que llegan los turistas, es extraordinario. Sin embargo, hay algo en Dumaguete que convierte a esta mediana ciudad de universitarios en uno de esos lugares donde no cuesta quedarse unos días.

Imagen de tribuAltaïr

Revista Altaïr 75: Tahití: Más allá del mito

Tumbarse en una hamaca sujeta por cocoteros, beber zumo de frutas recién cogidas, contemplar el océano, retozar entre orquídeas silvestres, atrapar pececillos con una red, galopar a la grupa de nubes, entregarse a una nostalgia difusa e inaprensible… Para los europeos, la Polinesia encarna ese paraíso donde los seres humanos son mansamente felices, sin heridas ni miedos. Y es que Tahití y sus islas son una fantasía, tanto como un lugar.

Imagen de revistaAltair

Los Mares del Sur, la vida en el mito (y VI) El dulce letargo del trópico

          Hacia al oeste, las islas Cook son otro ejemplo de economía inviable. Las autoridades han apostado por el turismo. Pero Nueva Zelanda, que aún ejerce su protectorado, ha tenido que acudir varias veces en ayuda de las finanzas locales, caídas en la más absoluta bancarrota. Rarotonga, la isla principal, viene a ser para los neozelandeses una especie de Gran Canaria. Las otras islas, demasiado alejadas, viven el letargo tropical, unidas al mundo por el barco que las visita una o dos veces al mes.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a Islas