Clasificado en:

El planeta hospitalario (y VII): La hospitalidad y nosotros

Los viajeros occidentales han de procurar un cuidado exquisito al recibir invitaciones. ¡Cuan fácil es cometer un error que contamine una relación!

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El planeta hospitalario (VI): Derechos y deberes

"Canta la canción de aquél cuya morada compartes": el proverbio árabe es un consejo que cualquier huésped debe de seguir. La moraleja es la misma que la del dicho castellano: "Al país donde fueres haz lo que vieres".

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El planeta hospitalario (V): ¿Un origen sagrado?

         Esperamos encontrar hospitalidad como algo natural cuando visitamos culturas exóticas. Y sin embargo, ni todas las culturas la cultivan igual ni aparece en todas las circunstancias. ¿Qué impulsa a los hombres a darla? ¿Y por qué, a veces, la niegan? ¿Es cultural o genética, atávica o aprendida? ¿Es universal?

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El planeta hospitalario (IV): Los extremos

         Marco Polo conoció muchas hospitalidades aunque apenas si hable de ellas, seguramente por que en la época eran algo habitual. Su Libro de las maravillas solo recoge aquellas que de verdad le impactaron.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El planeta hospitalario (III): La hospitalidad traicionada

          En el código de honor del desierto las leyes de la hospitalidad son sagradas. El que recibe la hospitalidad se convierte en un ser inviolable para todo el clan. Pero tampoco hay que alimentar visiones idealizadas, pues la realidad es siempre mucho más compleja. Los beduinos -como los tuareg- son en tan famosos por su hospitalidad como temidos por bandidos.

Imagen de jBartroli

El planeta hospitalario (II): Honor beduino

          Si hay alguna hospitalidad paradigmática, esa es la de los beduinos. T. E.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

El planeta hospitalario (I): La compañera del viajero

         Llegamos a la isla de Kutubdia cinco días después del ciclón de 1991. Bangla Desh había sufrido la peor catástrofe natural del siglo: 131.000 muertos. El mar devolvía su tributo, día tras día. Los cadáveres humanos y animales aparecían por todas partes: en las playas, semienterrados en el barro de los campos, enlodados en los ríos... En algunos lugares el aire olía insoportablemente a muerte.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a hospitalidad