Rutas del mundo (II): La Ruta del Incienso

          En el desierto del Dhofar, al sur de Omán, crece un árbol único. Los científicos lo llaman Boswellis sancti. Al cortar una incisión en la corteza, brotan unas lágrimas translúcidas, amarillas o rojas que, tocadas por el sol, brillan como el oro. En el mercado de Salalah, una mujer negra, generosa en carnes y en risas, las vendía.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Sinaí, las voces de silencio (y V)

         Al anochecer mis compañeros hacen fuego dentro la habitación, en una palangana de hierro llena de arena. El techo es de palos, cañizo y plásticos, y el humo se escapa fácilmente. Oscurece. Calientan más té y lo bebemos, cubiertos de mantas. Al acabar, preparan la cena: sopa de sobre, salchichas y mandarinas.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Sinaí, las voces del silencio (IV)

           Reprendemos el camino. El cielo del Sinaí, que de buena mañana era tan azul, se ha velado con telarañas blanquecinas. Cuando sale de entre las nubes, el sol pega con fuerza. Seguimos un hilo de agua, reliquia de la última lluvia; tan pronto es tragada por la arena como vuelve a manar unas decenas de metros más allá. Hay algunos árboles paupérrimos: acacias y tamariscos.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Sinaí, las voces del silencio (III)

          Sinaí: el desierto, lo sublime y lo absoluto, la Revelación de Dios a su Pueblo Escogido y por extensión a la Humanidad, el sentido de la eternidad y de la inmanencia, el Silencio en mayúsculas. Algo de todo esto persigo sin saber que encontraré. Quiero adentrarme más en alma de esta montaña, dejar que me impregne, y he contratado para que me guíe a Farján Mohamed Zidán, un beduino menudo y flaco, magro como su tierra.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Sinaí, las voces del silencio (II)

         He estado bebiendo té dentro de una de las tiendas de fieltro negro que los beduinos han instalado entre los peñascos de la estrecha cima. Afuera, silba el viento. Esperaba a que la gente se marchara y la montaña recuperara su calma. Recuerdo de otra visita un camino diferente al de la subida, y quiero emprenderlo en solitario.

Imagen de jBartroli

El planeta hospitalario (II): Honor beduino

          Si hay alguna hospitalidad paradigmática, esa es la de los beduinos. T. E.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a beduinos