Fotografías sobre Sudán del nuevo libro La vuelta al mundo en 10 años: Por el mal camino

La vaca seca (o vaca momia...) estaba junto a la ruta... Sin duda, era una señal...

Estas son algunas fotografías del capítulo sobre Sudán del nuevo libro La vuelta al mundo en 10 años: Por el mal camino.

Sudán fue el país en donde la vuelta al mundo dejó de ser turismo y se transformó en una aventura.

Imagen de viajeros4x4x4

Revista Altaïr 75: Tahití: Más allá del mito

Tumbarse en una hamaca sujeta por cocoteros, beber zumo de frutas recién cogidas, contemplar el océano, retozar entre orquídeas silvestres, atrapar pececillos con una red, galopar a la grupa de nubes, entregarse a una nostalgia difusa e inaprensible… Para los europeos, la Polinesia encarna ese paraíso donde los seres humanos son mansamente felices, sin heridas ni miedos. Y es que Tahití y sus islas son una fantasía, tanto como un lugar.

Imagen de revistaAltair

"Fantasmas de piedra", la taberna del Tercer Milenio

De tener una creencia, si hay que tener alguna, creo en la existencia de los hilos invisibles, haces de empatía, quién sabe de qué átomos hechos y de qué moléculas de luz, que tejen las telas de araña en las que el destino se atrapa a sí mismo. Un hilo invisible, con hilvanes que pasan por Trento, Sálvora, Barna y El Bierzo me ha cosido a la piel los fantasmas de piedra de mi niñez, escritos a mil kilómetros de distancia por mi hermano mayor, al que nunca conocí, por mi amigo ausente, al que he reconocido bajo los harapos de mendigo, como Telémaco a Ulises. Mendigo del tiempo.

Imagen de miviaje
Clasificado en:

Revista Altaïr 74: París.La gran seductora

 Hay pocas ciudades tan mentirosas como París. Le encanta engatusarte con sus disfraces, pasar por quien (ya) no es.

Imagen de revistaAltair

Revista Altaïr 72: Turquía. Con fuerza en el espíritu

Turquía fue el bautismo exótico para varias generaciones de viajeros, el destino donde descubrieron qué significa cambiar de mundo, zambullirse en otra realidad, en otra estética y otra forma de entender la vida. Y siempre, con una sensación de control, de no correr ningún peligro, de estar rodeado de personas hospitalarias, leales, incapaces de abusar de tu indefensión. Probablemente, existen pocos pueblos tan joviales como el turco.

Imagen de revistaAltair

El viaje comienza en la sala de espera de la estación

    La literatura ha penetrado en estos ambientes, en novelas de todos los géneros y épocas: criminales perseguidos como alma que lleva el diablo por sus corredores y andenes, policías que se esconden entre las páginas de un periódico a la espera de desenmascarar a un delincuente, espías con pasaportes falsos y gafas ahumadas intentando pasar desapercibidos, escenas románticas tras el encuentro de dos enamorados… Pero es en la pintura, donde hoy me detengo, para descubrir a un pintor estadounidense, Edward Hopper, que pi

Distribuir contenido Suscribirse a Altaïr