Clasificado en:

Aunque no puedo verla, sé que está sonriendo.

Los susurros, cada vez más espaciados e inconexos, dieron finalmente paso al silencio. Hacía bastante rato que ella había sucumbido al sueño y ahora permanecía inmóvil.

Distribuir contenido Suscribirse a Europa en tren