Clasificado en:

Nuestro viaje por Japón

 Mayo 1998:

Mi marido me hablaba, pero yo no se si es que pensaba en otra cosa o quizás ¿Estaba soñando?

Clasificado en:

Viaje a la esperanza - II parte

 Al día siguiente, sin desayunar nos pusimos en marcha dirección al lugar donde nos esperaban con no muy buenas noticias; la verdad es, que nos levantamos con rapidez, la noche había sido larga, y aún estando cansados del viaje, del llegar, e instalarnos, a pesar de todo eso, nos costo mucho conciliar aquel deseado sueño, después de hablar un largo rato en la cama, diciendo que extrañábamos el lugar, o que el tiempo había sido un cambio brusco, etc. etc..

Crónica del terremoto de Chile (y 5) : El descanso

Después de un rato de conversar en círculos por fin entendí lo que sucedía. Gustavo y Mari no querían que nos fuéramos. En esos tres días tan intensos, los más intensos de nuestras vidas, el cariño se había ido acumulando de forma acelerada, en esos tres días ya nos conocíamos de toda la vida, ya nos queríamos de toda la vida.

Imagen de miviaje

El niño que recogía los papeles tras la tapia del colegio

    “Éramos los más pobres del pueblo”. Quien nos habla es Manuel Ramos Andrade, futuro mecenas de la Casa Lis, recordando su infancia en Navasfrías, un pueblo salmantino al oeste del oeste donde, más que adivinarse, ya se ven Cáceres y Portugal.

Imagen de jMoreta
Clasificado en:

EL "OGRO" Y EL TIBET (2ª Parte)

Pero antes de seguir sus pasos, situémonos en aquél mes de julio: Seguramente nadie, o muy pocos, dentro de nuestras fronteras se habrían enterado de la noticia, bastante tendrían con los dos años de guerra que cargaban sobre sus espaldas, el año que aún les quedaba y todo lo que vendría después. Y tal vez todo esto explique la tardanza en la aparición de nuestros alpinistas en el Eiger: Rabadá y Navarro murieron intentándolo en el 63 y Anglada y Pons hicieron la primera en el 64.

Imagen de jAzketa
Clasificado en:

De excursión con el clero budista

 

Distribuir contenido Suscribirse a relatos