Revista Altaïr 70: Lisboa y el Alentejo

Hay que tener el corazón de corcho para no sucumbir al atractivo de Lisboa. Su mezcla de buen gusto, modestia, compostura y sensibilidad la hace una ciudad arrebatadora. Hay otras más monumentales, sin duda. También más modernas y vivaces. Y, desde luego, mucho más golfas. Pero más literaria, ninguna. Y no aludo ya a sus escritores, sino a las vivencias que la capital le ofrece al viajero.

Imagen de revistaAltair

Revista Altaïr 69: Perú

¿Estáis preparados? ¿Ya tenéis el petate a punto, las mudas limpias y planchadas, los retratos de pa y ma plastificados? Pues ánimo, porque estáis a punto de emprender uno de los viajes más alucinantes de vuestras vidas: el que os llevará a lo largo y ancho del Perú, un país 2,5 veces mayor que España y pasmosamente diverso.

Imagen de revistaAltair

Revista Altaïr 68: Nueva York

     Cambia tan deprisa que, cuando piensas en ella, ya no es como la recuerdas. Nueva York se reinventa a cada instante. Quizá por eso sus muchos adictos regresan una vez tras otra: porque cada vez descubren una ciudad nueva, excitante y desconocida. Permanecen, claro, algunas presencias: la Estatua de la Libertad, Central Park, aquel museo, ciertos edificios... Ayudan a moverse por la Gran Manzana.

Imagen de revistaAltair

Revista Altaïr 63: Amazonas.

Revista Altaïr 63: Amazonas.

Revista Altaïr 63: Amazonas

No es cierto que vivamos en un mundo acabado, resuelto, sin más interrogantes que aquellos restringidos a científicos muy especializados. Nuestro planeta sigue repleto de incógnitas a la espera de un espíritu indómito que las desvele. Pongamos un ejemplo: las fuentes del río más caudaloso de la Tierra, el Amazonas. Se puede creer que un nacimiento de tanta envergadura se conoce desde el siglo xix, cuando algún explorador victoriano conquistó la inmortalidad a su costa.

Imagen de revistaAltair

Altaïr Nº 61 - Antártida y Tierra de Fuego

La Antártida y la Tierra del Fuego son dos destinos llenos de peligros para el viajero. El mayor, sufrir una luxación de mandíbula, provocada por unos paisajes que dejan boquiabierto hasta desencajar las articulaciones bucales. Las amenazas también son de orden moral, al confrontar la propia existencia con otras vidas, otras realidades, otros valores, ya sea entre los gauchos de las estancias fueguinas, junto a los solitarios buscadores de oro o con los científicos que descifran el funcionamiento del planeta en las bases antárticas.

Imagen de revistaAltair
Distribuir contenido Suscribirse a publicaciones