Los Mares del Sur, la vida en el mito (III): Samoa, donde la juventud se ahoga

         Las islas Salomón, Vanuatu, Nueva Caledonia, Fiyi... constituyen la Melanesia, del griego melas, negro, y nesia, islas. Es el nombre que le dieron los primeros europeos al ver la piel negra de sus habitantes. Un apelativo artificial, igual que el de Polinesia, de polis, muchas, y nesia, islas.

Imagen de jBartroli

Los caminos del mar Negro (IX): Cantos de amor de muchos siglos atrás

 

          Ünye, a orillas del mar Negro y al oeste de Ordu, reclama el honor de ser la ciudad natal de Yunus Emre, una fama que muchas otras ciudades y pueblos de Turquía disputan. Mencionadle a un turco el nombre de Yunus Emre, y os recitará de memoria una de sus poesías. Quizás ésta:

         "Místico me llaman.

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (y VIII): Una tumba en el trópico

         Para todos, para los viajeros que buscan, Robert Louis Stevenson escribirá en Vailima, su hogar, el poema A cuantos aman lo azul y lejano:

         "...aunque largo el camino, y duros sean

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (VII): Un hogar en la Polinesia

         "Vivo ahora en el hogar, contento,

         y ahora divido mi indolente vida

         entre mi mujer y mis versos:

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (VI): Fin de viaje en Samoa

         Y otra vez la llamada del mar. Navegando en lo azul y lejano. Robert Louis Stevenson se embarca con su familia deisla en isla. De día, las nubes errabundas como perdidas en el vacío de la esfera celeste. De noche, las estrellas. De manera inexorable, el viaje le acerca a su destino:

         "Lejos, al otro lado de los mares, hay una isla

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (V): Las islas Kiribati

         En junio de 1889 zarpan de Honolulu, Stevenson, su mujer, su hijastro y un sirviente chino, en una pequeña goleta mercante, el Equator. Su objetivo son las islas Carolinas, Manila y los puertos de la China. Nunca llegarán. Se quedan a medio camino, en dos islas del archipiélago de Gilbert -el Kiribati actual-.

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (IV): Hawaii

         Después de visitar las islas Tuamotú, Robert Louis Stevenson y su familia navegan hasta Tahití. Papeete, le disgusta: ve en la capital colonial francesa un mal calco de la sociedad europea, y a la población indígena corrompida y maltratada. La deja para fondear en Taravao, en el lado más salvaje de la isla.

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (III): Las islas Tuamotú

         "Dadme la vida que amo,

         que el resto pase a mi lado...

         Tan solo el cielo en lo alto busco

Imagen de jBartroli

R. L. Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (II): Las Islas Marquesas

          Al emprender en 1888 la ruta de los Mares del Sur con su mujer Fanny, su hijastro Lloyd y su madre Maggy, Stevenson se despedía del viejo mundo que dejaba atrás aún antes de saber lo que encontraría en el futuro. Tenía la intuición cuando su goleta El Casco cruzó la Golden Gate, la Puerta Dorada de San Francisco, y escribió el poema Adiós:

Imagen de jBartroli

R. L.Stevenson: Un poeta en los Mares del Sur (I): El descubrimiento

         "La goleta giró sobre si misma y el ancla se sumergió. Fue un ruido pequeño, pero un gran acontecimiento; mi alma bajó con estas amarras hasta profundidades de las que ningún cabrestante puede extraerme ni ningún buzo puede subirme a la superficie". Así describe el escritor y poeta escocés Robert Louis Stevenson su primera llegada a una isla de los Mares del Sur.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a poetas