Clasificado en:

La belleza Castellana

Quién sabe quién condenó a las tierras castellanas a ser esas de tierras de paso y de tediosa monotonía; campos y barbechos, girasoles perfeccionistas, plantaciones de chopos y decantes palomares. Uno parece ver un campo castellano y piensa que los ha visto todos, pero a la par se nos escapan múltiples detalles que hacen de ese sereno y tranquilo paraje cuna de indudables emociones.

E10 en Vestvågøy, Lofoten

E10 en Vestvågøy, Lofoten
Distribuir contenido Suscribirse a paisaje