Clasificado en:

Días de libertad en el Caribe (VI): Lagos azules en la selva verde

La costa de Belice es baja y pantanosa, abundan los marjales y los manglares, esos bosques de árboles retorcidos y raíces aéreas que crecen sobre el mar. Dando saltos, el autobús recorre la sabana por la Northern Highway. Amplios pastizales adornados aquí y allá por árboles altos, a cuya sombra se refugian las vacas. Muchas son jorobadas, del tipo de la raza “brahmán”.

Imagen de jBartroli

Viaje a la Antártida (y IV): El retorno de las focas

          Algunos días más tarde navegábamos por las islas Shetland del Sur. En una de ellas, la isla Livingstone, está la única base antártica española: Juan Carlos I. Pero el Professor Molchanov recaló enfrente a los farallones negros del cabo Lookout, de la isla Elefante.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Viaje a la Antártida (III): El vals de los icebergs

         Nuestra llegada al mar de Weddell se efectuó bajo una bóveda cerrada de nubes de plomo y acero. No era de extrañar que, debajo, el mar fuera un espejo de aguas mercuriales, con reflejos de nácar y la viscosidad del aceite. La treintena de pasajeros del Professor Molchanov nos embarcamos en tres zódiacs conducidas por tripulantes rusos.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

Viaje a la Antártida (II): La charla de los pingüinos

         Había llegado a la Antártida: un continente de 13'3 millones de km2, mayor que Europa o Australia, pero cubierta por hielos permanentes en un 99'6 %. Forman una masa tan espesa que en algunos puntos miden más de cuatro kilómetros de grosor. Los vientos huracanados pueden llegar a los 320 km/h. Se ha visto bajar al termómetro hasta los 89 grados bajo cero.

Imagen de jBartroli

Revista Altaïr 71: Noruega

Son los reyes de los saltos de esquí y del canto coral, de la novela negra y de las manualidades con cortaplumas o aguja de coser.

Imagen de revistaAltair
Clasificado en:

Fascinación por Tierra del Fuego (VII): Las hayas y los pájaros

         Ushuaia solo sería la ciudad más extrema del mundo sino fuera porque está una isla de leyendas y no tuviera a sus puertas el Parque Nacional de Tierra del Fuego. Las lluvias continuas en las laderas meridionales del archipiélago alimentan densos bosques de hayas antárticas, de hoja caduca o perenne. Durante unos días, me empapo de bosque negro y refresco los pulmones con aire bueno. El tiempo está en ese punto de frío y desasosiego que produce placer al cuerpo.

Imagen de jBartroli

Fascinación por Tierra del Fuego (VI): Estruendo de focas y aves en el canal de Beagle

        Me aproximo ligeramente a este mundo de extremos que son el Paso de Drake y el Cabo de Hornos esperando que pronto zarpe el barco que me ha de llevar de pleno a él. Una barca de recreo me pasea por el canal de Beagle para observar la fauna de los islotes. Es una de esas tardes en que las nubes tienen prisa y andan cambiando sin cesar por el cielo. Entre los rayos del sol y las sombras, descubro petreles gigantes, skúas y gaviotas magallánicas al vuelo.

Imagen de jBartroli

Medusa barcelonesa

Medusa barcelonesa

Contraluz de iguana sobre un cactus

Contraluz de iguana sobre un cactus

Fauna del Serengueti

Fauna del Serengueti
Distribuir contenido Suscribirse a fauna