Clasificado en:

La piedra antídoto

En 1559 naufragó frente a la costa de Madagascar la nao Santa María da Barca comandada por Don Luis Fernandes de Vasconcelos. Mientras vagaban por la isla en busca de auxilio un marinero se arriesgó a comer un “palmito salvaje”. A éste le siguieron otros tripulantes y “todos los que comieron, que todos echaron sangre por la boca a cuajarones, a pesar de tomar unicornio”.

Imagen de dFernandez-Castro

Ungüento de momia

A la pregunta: ¿Estaba extendida la práctica del canibalismo en Europa?, la respuesta es no. Eso sí, siempre que por canibalismo entendamos alimentarse de otros miembros de una misma especie. Pero, sensum strictum, sólo el verbo alimentar nos separa de ese acto porque, hasta el siglo XIX, en Europa se consumió carne humana en pequeñas cantidades. Y es que desde la antigüedad la carne de momia había sido un ingrediente muy habitual en las farmacopeas.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a farmacopea